27 may. 2010

Un secreto sobre el comunismo en Cuba

Foto de La Habana y sus contrastes en el malecón.

Hace días que estoy pensando en ejemplos y formas de decirlo, pero sólo se me ha ocurrido éste: vivir en el comunismo es como vivir con un dedo (ajeno) en el culo. Hay gente que le gusta, gente que le incomoda y gente que le parece poco, preferiría dos. Pero para los tres sólo es cierta una cosa: no te podés ir a ningún lado con un dedo de Fidel dos falanges dentro de tu ano, y mucho menos con todo su puño.


Ese pobre ejemplo también me ha servido para explicarme el porqué ese aspecto del sistema es del que tanto se habla constantemente, porque la verdad es que un dedo en el culo, es imposible de disimular. Imagínate estar sosteniendo una conversación con una persona, cordial, de esas típicas de extranjero – local donde alegremente se tocan todos los temas en comparación entre sus orígenes (se chequean coincidencias, se buscan diferencias o se niegan, según) y el cubano con el que estás charlando tiene ese dedo funesto ahí que vos no podes ignorar, continuamente lo estás viendo, así sea con el rabillo del ojo mientras lo miras a la cara, con esfuerzo, hasta que alguno eventualmente toca el tema. ”¿Cómo llegaron hasta acá?” Que objetivamente es un reclamo por saber donde se encuentra nuestro dedo.

Todo eso por una razón, por el simple hecho de que esté prohibido (a partir de los dos dedos, sobretodo), partir. Yo no sé qué porcentaje de argentinos emigraría si quisiera y pudiera (porque tiene los medios o porque los busca), pero de seguro que es menor el porcentaje de ellos que quisiera hablar del tema con alguien. Tarde o temprano en una conversación con un cubano, acaba por pronunciar si se iría o no de la isla, o al menos si le gustaría. En Argentina pasa algo parecido pero con la decencia, se habla de ella hipotéticamente porque pareciera que nunca va ocurrir, es una añoranza imposible.

Todo lo que me parecía fuera de lo normal lo fui anotando:

(Existe la discoteca pública; las mujeres tienen poca ropa, los hombres también; el gobierno con un tipo de moneda se culea al turista y con la otra al pueblo; hay mujeres con bigote (nivel bigote 1977), el ron es más barato que el pan , es más accesible el sexo que el arroz o la leche; no se ven drogas, pero sobra la paranoia; existen las reglas pelotudas como en cualquier país, conocimos un traficante de “jamón” dispuesto a testificarlo; todo pertenece a la raza más inmunda conocida, “Los Políticos”; La imagen del Che Guevara es la misma que la de Cristo en países católicos sin dudas, el problema no está en lo que ellos mismos hicieron con sus vidas, sino lo que hoy se está haciendo con sus vidas. Una imagen repetida infinitamente hasta quedar vacía para que la gente se aguante una forma de vivir injusta sin buscar cambios, ni justificativos; como no tienen facebook, msn, twitter, pornografía ni el restante de las pavadas que quitan tiempo, se simplifican la vida, tiene sexo sin mayores explicaciones o implicaciones; Los cubanos nos son comunistas, no pueden darse el lujo de perder tiempo en ideologías, cuando están pensando en cómo vivir con 15 c.u.c. al mes; todo lo mejor calidad en cualquier rubro es para turistas o políticos; hay que moverse a sabiendas que de pedir un baño en cualquier lado, no suele tener papel higiénico ni jabón; es posible hacer un viaje al pasado sin la máquina del tiempo, sólo hace falta salir a caminar; un policía representa exactamente lo mismo que en cualquier otro país, un aguafiestas; por el “asedio turístico” las mujeres que hablan con extranjeros pueden ser detenidas, por los turistas que las asedian, las hermosas mujeres cubanas pueden ser detenidas más todavía; no hay propagandas imbéciles para consumir productos de mentira en busca de felicidad, hay propagandas imbéciles para consumir la mentira del régimen con felicidad; las playas son perfectas, la gente es más alegre que lo que cualquier sistema pueda permitir y si hay algo que les gusta en cantidades industriales, es la joda; se vive tranquilamente, sin estrés ni competencia, con mucha humildad y sobretodo sencillez; no hay robos más allá del Presidente, el cuento de la educación me resultó incomprobable, la buena educación tiende a despertar en los hombres el deseo de ser libres aunque más no sea, para elegir tener un país desastroso como el nuestro; de cualquier manera para la gente bella de Cuba hago un punto y aparte).

Paradójico me resultó comprobar que todo el dinero y energía que invierten las clases altas de nuestros países pobres en “seguridad y tranquilidad” para la defensa de sí mismas, jamás podría comprar una atmósfera como la de Cuba, donde se respira tanta música como nosotros violencia. La derecha envidiando a la izquierda, ¿Quién lo diría? Aun así el secreto de esta isla no está en sus playas desoladas, impolutas del exceso de hoteles privados y complejos que aglomeran en la misma densidad de población que una ciudad a personas en paquetes seis meses al año. Tampoco el hecho de que los cubanos nombren en secreto a Fidel mediante señas o gestos del tamaño de su barba (por miedo a ser escuchados) o que un régimen totalitario sea tal y como lo pintaron desde que se inventó el cine, las películas. En Cuba tristemente se puede observar como tener tiempo libre dista mucho de ser libre, con tantas pautas insólitas que seguir (como no poder comer carne de vaca) y controles continuos a los que están sometidos los cubanos. Más que un impedimento de poder salir, sería más preciso hablar de un impedimento para poder vivir. Eso hace más admirable la alegría y la salud (muchos son deportistas a pesar de la mala alimentación) de este pueblo que con mucha alegría y dignidad, resiste este ultraje. El secreto de Cuba es lo que refleja de nosotros como seres humanos y la lección que podemos obtener de ese análisis. Necesitamos vivir con derechos para muchas cosas, reclamamos por fines altruistas y justos, pero una vez obtenidos, somos capaces de ejercer esos derechos de la manera más mediocre, banal y estúpida posible. Libertad de prensa para llenar los medios de programas de chimentos y periodismo amarillista, democracia para comprar y vender votos por un almuerzo, elegir representantes para que no nos representen, propiedad privada para privar a la mitad del país de derechos, libre tránsito para hacer el mismo recorrido a la oficina 47 semanas al año, libre alimentación para poder comer basura, educación libre que nos enseñe a obedecer, libre destino para elegir ser máquinas de acumular dinero, ser nación independiente para servir a otro país, libre consumo para consumir tanto miedo que no salgas de tu casa y libertad para progresar en incrementar la pobreza y desnutrición infantil cada año. Cuba me ha demostrado que somos un caso perdido, los hombres, y hace rato deberíamos haber desistido (o desmentido) la idea de crear un sistema perfecto o al menos, justo. Nunca será posible mientras esas formas de vida provengan de nuestras ideas, pero sobre todo mientras seamos nosotros, pobres mortales corruptibles, los que pretendamos defenderlas y llevarlas a la práctica. Mejor seamos más parecidos a los cubanos y encausemos nuestra energía en pensar no en un sistema justo, sino en ser hombres justos, sencillos y solidarios. Ya vemos que sucede cuando la justicia y equidad queda en manos de un sistema, termina por enterrarnos esas manos en el culo.

Para que sea por partes iguales les dejo unas canciones que critican al gobierno de Fidel y una que critíca la forma de gobernar en Argentina, salvando las diferencias, son todas iguales….las injusticias.

Tana


Los Aldeanos - Niño Cubano

 
Los Aldeanos - Viva Cuba Libre

 
Y la Bersuit con una aconción acorde para Argentina

19 may. 2010

Brillante sobre el mic

Este fue el primer tema del album "Mas que música", de Billy Chopper, en su gira por Colombia.
El tema fue compuesto en los asientos del aeropuerto de Bogotá, a la espera del vuelo rumbo a Medellín.
Como podrán apreciar el tema "Cuatro sangres" guarda coherencia con el título del album. Esta noche hubo mas que sexo, drogas y rock and roll: HUBO MAGIA!!!

A velero regalado no se le miran los dientes!

Luego de un largo e intenso mes y medio sin internet, navegando y atravesando el mar Caribe, llegamos a Key West, Florida, USA.
Pero antes de adentrarme en lo que viene es bueno repasar lo vivido.

La vida desde un velero:

La travesía comenzó el 5 de abril, donde hicimos el zarpe rumbo a Jamaica. Fueron 5 días duros de navegación, donde el tamaño de las olas no pasó desapercibidas y donde el agua salada dentro del barco fue una constante. A su vez me animo a decir que a excepción del último día, el estar mareado es el estado normal dentro del velero.

Si bien no fue la navegación más cómoda, vale destacar la genialidad de los diferentes escenarios que se presentaron a lo largo de esta primera navegación. Noches de estrellas infinitas, festivales de estrellas fugaces, atardeceres de lo mas coquetos, amaneceres empalagosos, aves de las más exóticas, y fronteras donde el mar era lo único visible.
En Jamaica pasamos una semana llena de emociones (ver nota anterior al respecto). Luego de Jamaica, se fijo el nuevo destino: Cienfuegos, Cuba.



La navegación duró alrededor de 4 días en los cuales la mar se portó de maravilla. Nos tocó buen viento, poca ola, y días increíbles, donde la convivencia cambió de sobremanera. Álvaro nos deleitaba todos los días con sus platos, comíamos afuera en una linda mesa en el cocpit, podíamos estar tirados en la proa, debido al tranquilo mar que no presentaba riesgo alguno, nos dábamos el lujo de algún vino durante el viaje, y el dormir era hasta placentero.



Durante este trayecto, vale destacar los increíbles paisajes que nuestros pequeños ojos experimentaron y que podrán apreciar en el video adjunto. Sin ningún lugar a duda el regalo más grande, o mejor dicho los regalos, fueron los dos días que navegamos a la par de una cantidad considerable de delfines, que parecían guiar y divertirse con el velero, pasando de un lado al otro y distrayéndonos para disfrutar de su compañía por unos momentos! Les adjunto un video que básicamente resume los regalos que nos dío la naturaleza mientras navegábamos el Caribe!
 Espero lo disfruten tanto como nosotros!



Con respecto a Cuba prefiero reservarme mi opinión respecto al país, para evitar discusiones políticas, las cuales no son el motivo de mi relato. Lo único que quiero destacar es la calidad humana que hay, y la increíble seguridad y salud que cuanta el país.

En Cuba estuvimos en Cienfuegos, un lugar realmente lindo y colonial. Estuvimos alrededor de 5 días en esta ciudad. Visitamos también Trinidad durante un día. Después decidimos dejar el barco en la marina e ir a La Habana y hospedarnos en alguna casa a un buen precio. Particularmente La Habana no me pareció gran cosa, vale destacar sus increíbles playas, pero la ciudad en sí, no me pareció nada de otro mundo. Quizás puse muchas expectativas en un lugar el cual imaginaba diferente.



Después de una semana en la Habana regresamos en busca del velero y decidimos seguir viaje. La idea era ir a la Habana en el barco, estar dos o tres días ahí y recorrer Varadero y luego enfilar para USA. Pero como bien dije esa era la idea.

De camino a La Habana, al salir sentimos olor a quemado, si bien nos alarmó, rápidamente se esfumó. En la mitad del camino, el viento fue disminuyendo y cuando decidimos encender el motor para ganar velocidad, nada, estaba muerto. Luego de un par de intentos, la conclusión fue contundente: el motor no arranca, se rompió.

Entonces decidimos ir hasta Cayo Sal, a descansar e intentar repararlo. De Cayo sal les puedo decir que es de los lugares más extraordinarios que jamás contemplé. Es un cayo en el medio de la nada, largo como dos canchas de fútbol donde no vive nadie. Ahí estuvimos solos, y la única actividad posible es el snorkel. Explicar lo que es hacer snorkel en ese lugar, es prácticamente imposible. Es algo que ni en un sueño soy capaz de imaginar. El color del agua, la variedad de peces, los corales, en fin, un espectáculo para los ojos.




Sin suerte en el arreglo del motor, seguimos viaje a otro lugar paradisíaco, Cayo Largo, a unas horas de Cayo Sal. De camino tuvimos nuestro primer éxito de pesca, una barracuda de aproximadamente un metro, que pocos minutos después degustamos con la alegría que corresponde. Llegando a este lugar (a vela y sin motor) nos fuimos aproximando a la costa para poder hacer la maniobra de anclado, pero los cálculos no fueron tan bien premeditados y lo que debía ser algo sencillo termino de lo peor. Encallamos el barco en la arena!!! Luego de intentar por diferentes medios y luego de dos días de un esfuerzo extraordinario en pos de salvar el velero, nos vimos obligados a pedir un rescate, el cual llego de inmediato y saco el barco de la zona de baja profundidad en cuestión de segundos.



En Cayo Largo estuvimos unos 4 días. Ahí un buen hombre nos arreglo el motor. Cayo Largo es un lugar turístico realmente paradisíaco. No vive nadie ahí, solo van cubanos (2000) a trabajar para los pocos turistas que llegan en avión. Como buenos Argentinos le buscamos la falla al sistema y en cuestión de horas, ya éramos huéspedes de uno de los 4 o 5 all inclusive que posee el Cayo. Esto significó comida a granel y alcohol sin límites totalmente gratis.






Una vez finalizada la visita involuntaria a los cayos, decidimos emprender viaje a La Habana. Pero como era de esperar, algo debía suceder, en su momento fue el motor, luego encallar y ahora fue el turno de “Timoteo”, nuestro 4 tripulante y el más importante. Timoteo es nuestro piloto automático, el que no duerme y no se queja del frío. Al salir del cayo, el piloto empezó a fallar, hasta que definitivamente se rompió, lo cual nos obligó a realizar una parada obligada en Cabo Antonio.

Al llegar ahí, y luego de un intento sin éxito en arreglar a Timoteo, la situación nos llevó a replantear el rumbo y la decisión fue unánime. Decidimos dejar de lado la idea de ir a La Habana y enfilamos a Key West, USA, que es un poco más lejos, pero la navegación mucho más cómoda (en los libros).

El problema era que tendríamos que timonear todo el viaje 250 millas. Pero como también era de esperar eso no fue todo. No solo la navegación no fue como los libros lo indicaban, sino que duró el doble de lo estimado (4 días) debido al viento que no nos permitió hacer rumbo directo. A esto sumarle el tamañito considerable de las olas, más la corriente en contra, mas la ola de costado que zarandeaba el barco con furia, y un tráfico marino que nos mantenía alerta en todo momento. Sinceramente esta última etapa fue realmente dura y agotadora. Pero afortunadamente, luego de 4 pesados días casi sin comer debido al constante mareo, se llegó a USA y nuestra travesía de un mes y medio cruzando todo el Caribe culminó. Balance de la aventura: Soñada.



Ahora estamos en Miami decidiendo nuestro futuro. Por el momento estamos muy bien, con mucha energía para seguir viaje, claramente mas flacos, pero la alegría y las ganas de vivir están presentes en todo momento. Posibles futuros destinos son: Orlando, NY, Minesotta o Hawai.

Ni bien tenga novedades las estaremos actualizando en el blog para todos nuestros fanáticos y seguidores!!!

Buena vida para todos.

Benja.-