30 jun. 2010

¡Extra: Billy Chopper se quedó en la calle!

Y bueno, si le pasó a Cristian Mercatante como no le podía pasar a Billy Chopper.




Bueno, salvando las diferencias con la vida de Cristián, Billy Chopper vive una situación con algunas analogías a esta “primicia”, salvo que acá se usan cosas limpias eh.


(La banda sorprendida hurgando en lo más bajo .Down town Minneapolis-, por una leche y pan, no les da para más)

La historia de Billy Chopper algunos ya la conocen, y saben que así como este personaje, nuestros momentos de fama, ya los tuvimos. Una banda que dio recitales históricos en Colombia, te nombro un “Mojitos” en Taganga hasta la manija de gente, sobre todo mujeres, sobretodo de diversos continentes, te traigo al presente un “Tinto Tintero” en el Parque Lleras, rebalsado de “mamasitas” sobre todo “Paisas” cantando en los coros el único tema 100% originado a lo largo del viaje (con un Silveyra poseído por el demonio). Sin por eso menos preciar esos conciertos más pequeños pero más cualitativos en un hostel con la banda ya despegando de los lugares de concurrencia tan masiva para pasar a un paladar más exquisito, el de los pocos que nos conocían. Hasta tuvo el lujo de hacerlo por beneficencia y buen gusto, por apoyar el deporte y las actividades al aire libre con buena gente y buena onda. Atravesó momentos complicados con la pérdida de algo más que un amigo y el “Chopper” en el nombre, y mucho del vuelo. Pero demostró que estaba para cosas serias durante todo un mes en Cartagena cuando un bar solamente se llenaba de gente si ellos se presentaban. Dicen que una noche estaban cerrando y lo volvieron a abrir porque un grupo de extranjeros sólo se quedaba si tocaban ellos. Y ahora a este grupo que tanta trayectoria lleva recorrida a lo largo del globo, se encuentra en un punto en la vida donde tiene que lidiar con la más fea; volver a empezar desde cero. Toda la gloria alcanzada acá no sirve de nada, y este grupo tiene que abrirse paso hacia la fama nuevamente, arremangándose las botas, y trabajando duramente.

Hoy fue un día especial para esta banda. Luego de semanas de ir a los Skyways y recibir un muy amable trato de la gente y reconocimientos con saludos, sonrisas y billetes de a un dólar, hoy se vivió algo parecido, pero triplicado en todos esos aspectos. De los conciertos a los cuales la banda se auto convoca con la puntualidad de un lord inglés (10 y 30 arriba eh, no es joda que a las once hay que estar ya tocando) hoy vivimos el más espectacular de todos. Con decirte que desde que nos sentamos Benja tenía que ver si estaba afinada una cuerda que tuvo que poner de reemplazo, sacó la guitarra y ya nos dejaron el primer dólar. ¡Histórico, otra vez apareciendo ese pie derecho!

Fueron miles las situaciones que nos mostraron la magia, la alegría que había en la gente, un tipo nos pagó de ida cuando iba a almorzar, y de vuelta. La gente nos dijo elogios como “you sound good” imaginate justo cuando Tana le estaba pifiando al ritmo del cajón, así que el afecto del público parecía ser incondicional (o pensaban que era la canción ahí porque era la primera vez que la oían). Cuando estás en la calle te pasa algo alucinante que es ver que las miradas efectivamente matan, porque muchas son las veces que después de cruzar miradas con alguien que de repente se detiene abre la billetera y te deja su agradecimiento. El que no va a dejar nada, por lo general no mira, el que mira y deja una sonrisa, deja muchísimo, inyecciones anímicas!!!
Esa magia se vivió con la señora que pagó bailando y se fue bailando, el señor que se nos colgó a hablar y leer el afiche, esa parejita de amigas que dejaron las dos juntas, el señor que tiró desde lejos como jugando al basquet, las minas que me tiraron onda (o me pareció), las canciones nuevas que salieron muy bien, ese muchacho que cuando nos íbamos, ya habíamos guardado todos los instrumentos, llegó corriendo a felicitarnos y dejarnos 4 dólares, cuadruplicado le gustó Billy Chopper! ¿Bastaría con contarles que Benja tocó la guitarra hasta que le sangraron las manos para que entiendan lo necesitados que estamos?

Como verán este reportero nos tomó una foto y nos anunció en donde nos encontrábamos, es decir que mañana Billy Chopper está citado nuevamente, algo que empezó por voluntad propia y ahora fue por pedido de sus seguidores. Esperemos que esto vuelva a ser el ascenso a la escena principal de una banda que la verdad, es entretenida para escuchar por las cosas que le pasan, porque le ponen buena onda, porque mucha otra opción no le queda y menos le cabe. Es una banda simpática digamos. Es Billy Chopper, ya los conocés, los que tocan mañana en la Skyway entre el Government Center y el USBank, en Minneapolis, Minnesota.

Los esperamos.

Billy Chopper


http://skywayway.blogspot.com/2010/06/troubadors-on-skyway.html

27 jun. 2010

¿En que andas Tanita?

(Ando en una tremenda motito)


+ Perdoname si te cago


Desde mis primeros días en Norte América estoy asombrado particularmente por un aspecto de esta sociedad que en los mares del sur, se ve muy poco, tanta amabilidad y cortesía. Es llamativo cuán atentos se encuentran los ciudadanos de este país por las consecuencias de sus actos para con los otros. Conductores que frenan veinte metros antes para ceder el paso a peatones y bicicletas, ciclistas que te informan porqué lado habrán de pasarte cuando vienen desde atrás, camareros pendientes de las necesidades de los comensales, disculpas por aquí, sonrisas por allá. La verdad que hasta ahí, todo impecable. Pero últimamente la preocupación y sobre todo la paranoia han ido ganando terreno en mi sentir, haciéndome preso de un estado de vigilancia constante del cual no encuentro escapatoria. Una pregunta se apodera de mis pensamientos, me interpela, me empuja a buscar que es lo que se esconde detrás de esas ganas desmedidas de hacer las cosas correctamente. ¿Por qué tanto “sorry”?

Un pibe está por pasar a dos metros de tu posición en un bar y te pide perdón una vez y media antes del primer metro, y dos veces más mirándote a los ojos (lo más alarmante), al irse si te pasó cerca. Una señora nos contrata para que le ayudemos a mudar sus muebles y nos dice “sorry” porque los muebles son demasiado pesados. Otra ama de casa, a quién le hacíamos un trabajo de demolición en su baño, nos dice “sorry” porque el trabajo para hacer era mucho, la remodelación requería romper el baño prácticamente en su totalidad, lo que significaba más horas de trabajo para nosotros obreros. Una pareja, nos contrata para cuidar los árboles de su jardín cortando y descartando las ramas muertas y el “sorry” nos llega porque el trabajo del paisajista anterior no había sido de calidad y por ende había que retomar desde donde él había dejado. No sé a ustedes, pero la conexión de estas situaciones, azarosas pero unidas en su esencia, me llevó a concluir que algo está pasando, algo que evidentemente me perjudica, algo, por lo cual constantemente, los demás deben arrepentirse conmigo.

Yo tampoco lo creía al principio, sonriendo y alabando tanta “polliteness”, volaba en esa nube de total confianza y abandono, pero un montón de gente mediocre durante toda mi vida me enseño algo muy valioso “todos los extremos son malos”. Y si tantas disculpas no es un extremo, que me manden a pelear a Irak y que el paddle vuelva a ser el deporte más importante de Argentina. Lamentablemente la desconfianza que se ha despertado a raíz de esta sumatoria de hechos, no arriba a ningún indicio posible que explique en qué efectivamente o sobré qué debo estar alerta para no continuar siendo víctima de tantas faltas que requieran mi perdón y olvido. Si es por la ausencia del bidé en esta ciudad que se olviden, jamás se los voy a perdonar asi que no insistan. Te pido perdón, perdón por todo, perdón hasta por las dudas, ¿por las dudas de qué? Por las dudas de que te esté cagando.


(bidé, el gran ausente en Minnesota)

+ Le doy la derecha a la “derecha”

Finalmente llegó el día en que debo extender mi mano derecha, aprobando una de las teorías que es motivo de los más tenaces reclamos en mi país en los últimos años por la prensa, famosos y ciudadanos cualesquiera, de pensamientos políticos de “derecha”. El día en que luego de pedir tantas boludeces, les reconocemos con todo el dolor de nuestra alma, que algo podemos rescatar de entre sus pedidos y que efectivamente como ellos tan enérgicamente sostenían, una policía más estricta, más dura y con menor corrupción, aseguraría el progreso de un estado-nación.

Un mes de permanencia en Minneapolis me han alcanzado para comprobar con mis propios ojos la veracidad de este argumento. ¿Concretamente por qué una policía menos corruptible, inquebrantable y peligrosa genera el progreso y mejor funcionamiento de una comunidad? A ciencia cierta no podemos saber si ayudará a reducir los índices de pobreza, si aumentará la educación, si bajaran crímenes y robos, si habrá menos violencia en las esquinas o accidentes de autos. Sólo puedo afirmarles que todo acto ilícito será perpetrado con mucha mayor sofisticación y profesionalismo, pero lo más importante es que no habrá un monopolio como en Sudamérica donde los mismos encargados de defender la ley son los que se benefician por romperla. Una sana división del trabajo de un manual de economía liberal.

Sucede que para romper la ley en ciudades como ésta, los estándares de profesionalismo requeridos son mucho más altos que aquellos necesarios en el sur, y el deseo incontestable de hacerlo, equivalente a escala mundial, es el motor para tanto progreso y aumento de la brecha entre primer y tercer mundo. El que vende drogas vive a cinco cuadras de tu casa, es un muchacho normal, quizás un estudiante universitario o ciudadano modelo. Nada de armas, nada de prostitutas, camionetas Hummer ni diez kilos de oro distribuidos por todo su cuerpo. ¡Las bicis las roban a una velocidad comparable a la de Buenos Aires, pero no los ves trabajar! Las licencias falsas, los números de seguro social inexistentes, y otras habilitaciones se compran por 50 dólares en los barrios del centro sin necesidad de conseguir un contacto valiosísimo en los tugurios o guetos de la ciudad. La policía tiene su trabajo con su ingreso y los burlones de la ley, por su parte el propio. No hay un monopolio tan grande como en el Sur donde a la larga todo es un espiral de corrupción que nace en las calles y va directo hacia los escritorios de los más poderosos, policías, jueces, políticos. En cuanto a la corrupción de quiénes representan la ley y el orden no puedo afirmar que exista o no, sólo puedo por analogía aplicar el mismo razonamiento que para las calles, pensar que si existe, el nivel de sofisticación debe ser elevado para que no podamos detectarla. Felicitaciones a todos los que creyeron sin haber visto y sustentaron esta teoría como un dogma sin haberla contrastado, acá les extiendo cortésmente y con reconocimiento, mi mano derecha.


(robando en un desfile en Minnesota, no hay derecho)

+ ¿Mayoría o minoría?

Uno de los temas más recurrentes cuando se habla de Estados Unidos es el de las minorías. Resulta difícil no preguntarse acerca de ello sobre todo cuando de pronto uno se encuentra enmarcado en la situación, ahora que soy un latino trabajando sin la debida documentación en este país, paso a formar parte de una de las tantas minorías que lo pueblan. Lo mismo pasa cuando ves caminando por las calles mujeres vestidas en túnicas que enseñan únicamente la cara (pero no el cabello), son parte de la población que refugiados de Somalia viven en la ciudad, visten así por su religión islámica, y son otra de las minorías. Hasta ahora la mayoría de nuestros amigos, conocidos y contactos son latinos, es decir que hemos sido bien recibidos y nos hemos movido principalmente, dentro de nuestra “minoría”. Como me cuesta trabajo entender exactamente de qué se trata esto de las minorías y mayorías, traté de servirme de un ejemplo que más allá de las nacionalidades, me lo explique.

Entonces pensé en mi grupo de amigos en Buenos Aires, ese conglomerado de personitas inmundas y detestables que se hace llamar a sí mismo “Los Chanchos”. Suponiendo que se juntaran todos ellos a comer, incluyéndome seríamos un total de veinte personas. Se me ocurre pensar cómo podría funcionar un estudio de caso de “las mayorías” con un interrogante sencillo del cual todos pudieran pronunciar opinión fundamentada, porqué sería conocido por todos, y de esa forma al término de la pronunciación ver qué es lo que decidió la mayoría para analizarlo. ¿Alejo “El Chico” Rojas es un rata, miserable, amarrete, tacaño? Sería la pregunta, accesible para todos los integrantes, que lo conocen desde su infancia y han tenido oportunidad de compartir con él numerosas ocasiones donde su conducta con respecto a la cancelación de las obligaciones se ha hecho presente.

Cuando la encuesta está por comenzar, tres de los veinte están afuera fumando, otros cinco contestan que sí inmediatamente y cada uno relata un ejemplo diferente que lo avale, el día que no quiso “abrir” un billete de dos pesos es recordado, el “olor a pescado podrido” y hasta se habla de las remeras obtenidas por regalos de promociones de empresas que durante años supieron ser su única opción de vestuario. Mientras la encuesta se va llevando a cabo, Alejo presente intenta citar aquellos ejemplos que contradigan a los anteriores trayendo a colación la deuda de setenta y siete pesos por el pago de unas empanadas en un evento del grupo que jamás se le resarció y el pago de ocho pilas “doble A” para el uso a batería de un estéreo en unas olimpíadas del club, suma que alcanzaba los diez y seis pesos. Con ese argumento, logra convencer a uno de que vote a su favor y a otros tres, luego que les promete que les cancela una deuda que ellos contrajeron con él, también. Logra una opinión más en su favor en una arremetida final, cuando alcanza a tocar la fibra íntima de un compañero de equipo, un primera línea del mismo kilaje y compañero de batallas libradas en los choques frontales de cada scrum que supieron sortear hombro con hombro. Un golpe bajo, pero sumamente efectivo, la balanza queda parcialmente inclinada a su favor, ya que incluyendo su voto, serían seis contra los cinco primeros. Un alma piadosa a pesar de estar completamente seguro que la respuesta es afirmativa, propone no apresurarse y aplicar un método de vigilancia 24hs sobre el acusado durante una semana para tener pruebas y que no queden dudas, de todas formas el material fílmico de Rojas podría aprovecharse para ser presentado en la tv como un piloto para un reality show o para de una vez por todas catapultarlo a la fama. Gana un adepto principalmente porque éste se desespera por ver cómo es una semana en la vida de Alejo. En ese momento regresan riendo a carcajadas y con ganas de molestar los que estaban afuera fumando. Con ese impulso, de amor por el desorden, ofrecen una alternativa nueva a sabiendas que en realidad, nada hay que puedan decir a favor de la generosidad de “El Chico”. Es un miserable, pero es un “estadista”, dispara el menos lúcido de los tres. El bloque de tres, automáticamente genera el acople de los cuatro restantes, cuando todos estallan en una carcajada general al escuchar la palabra “estadista” junto al nombre de Alejo, dos de ellos en realidad lo hacen para llevarle la contra a los primeros cinco, que es más divertido que decir la verdad. Resultado final, Alejo presidente del grupo, queda prohibido el uso de la palabra “miserable” y se designa una comisión que evaluará la viabilidad del proyecto de la prueba piloto para hacer un reality sobre él.

Mucha gente me ha llamado o me han parado por la calle para preguntarme que explica este ejemplo, más allá de demostrar lo ridículo de mi grupo de amigos. Yo les respondo a todos lo mismo, que para entender cómo funciona un mundo por la voluntad de la “mayoría” hay que mirarlo como a un micro-mundo primero, y nunca olvidar que el uso de las mayorías para resolver asuntos se inició con discusiones triviales que no podían resolverse por tratarse de una opinión contra la otra. Es que a veces para decirnos las cosas, necesitamos intermediarios que nos respalden, entre amigos, una maestra que consulta con el resto de la clase para callar a un alumno, un padre que consulta con su hijo para callar a su mujer o un referí que consulta con el lineman. Así, a través de ese “¿Ves que no soy yo solo quién te lo dice? Somos dos” se resuelven peleas, se toman decisiones o se ganan elecciones.

Honestamente, hacer uso de este ejemplo es lo único que me explica porqué un día sábado en Minneapolis, en la Hidden Beach, donde la mayoría de la gente está pasando un buen momento, ya sea por estar en familia, entre amigos o drogados, un policía tiene derecho a llegar y multar a todo aquel que esté tomando bebidas alcohólicas o ingiriendo sustancias ilegales. Al margen de la obviedad de que si hay cerveza no la pagó Alejo, ¿La voluntad de que mayoría representa? ¿No será que en realidad, mayoría al final no es el que más gente suma, sino el que más pistolas tiene? Ése sería un censo interesante para hacer a nivel mundial, gente con voluntad de pasarla bien contra gente con poder para prohibirlo y ahí veremos quién es mayoría.

(Feliz y Nardo, representan esa mayoría de gente que a uno le encanta conocer y disfrutar)

+ ¿Quién estaba primero?

Al ser humano le encanta dedicar y gastar su energía en registrar quién es el guardián de este privilegio, el de ser el primero, el que marca el camino, el punto de origen de algo novedoso, el que se erige un escalón por encima del resto, el del ápice, el único. ¿El huevo o la gallina? ¿El pie de Armstrong o el brazo de Gagarin? ¿Mañanero, desayuno o ducha? ¿El Diego o Pelé? ¿Reggae o marihuana? ¿Fantoche o Jorgito?

En plena época mundialista, y con las grandes chances que tiene la Argentina para mi fanática ilusión, claro está no podemos obviar nuestra debilidad por esté número. El primero de una larga lista, aquél sin el cual no habría ninguno de los restantes, el puntapié inicial de todo, la unidad misma, el todo mismo. Pero una óptica nueva se adueño de mis pensamientos recientemente. No sabría decir si fue producto del debido homenaje rendido al Pipa Higuaín por sus tres goles, o por la euforia que me generan las declaraciones del Diego. Lo cierto es que esta iluminación comenzó a abrirse por una confesión que me hizo una vez un amigo “Tanita, todo el mundo se fija en el primero, pero seamos realistas, eso no siempre nos conviene, a muchos el primero se nos va en tres minutos en un buen día, porque cuando no, se te fue con el delta de temperatura a la tercer embestida”. Esa cruda realidad de la que hablaba mi amigo, de la cual yo por suerte puedo decir que estoy exento (monopólvico por naturaleza), creo que es claramente aplicable a muchos otros campos de nuestro modo de habitar esta tierra, donde no siempre conviene poner tanta importancia en lo que es primero, sino mejor desviarla para que tomen su lugar otras cosas.


(Claudio Husain Bolt, el primero se le va en un abrir y cerrar de ojos)

Un ejemplo muy claro para nosotros en América es el de la propiedad de las tierras, donde los que estaban primeros no los dejaron ni subirse al podio, y así se perdió la prioridad misteriosamente del número uno. En nuestro día a día, pasan cosas que de alguna manera, están hechas a partir de una pequeña corrección en el primer puesto, absurdamente eso nos resulta de lo más normal, salimos campeones, pero están festejando los Brasileros. Estoy andando en bici por una ciudad y veo que todo está hecho para los que llegaron segundos y terceros, y nada para los que estaban primeros, de muchos, los que iniciaron ese algo novedoso, el hombre mismo, el hombre caminando. Todo camino es en función de los autos, y está todo organizado para que ellos circulen prioritariamente y sin peligro, para poder ganar tiempo, para ellos, el que camina va a la misma velocidad siempre. A favor de Minnesota tengo que decir que, como lo digo en la primer boludez que escribí, acá la gente es demasiado atenta a respetar a los dueños del puesto anterior, autos a bicis, bicis a personas. Pero estoy hablando de las ciudades en general (me pongo en “facho”). Ese día en el momento en que venía pensando en esto, llegué con mi bicicleta al lago (Calhoun) y me senté a mirarlo por un rato, era un día celeste nítido, (un día Minnesotista como dicen acá). Sin saber a partir de qué momento apareció en mi mente y resto del cuerpo muy claro quién guardaba el verdadero privilegio de ser eso primerísimo, primitivo, primigenio, único, a partir del cual vinieron tantos otros muchos, pero ninguno de su misma especie. Ese que a diario pelea pacíficamente por recuperar lo que le fue violentado sin que nadie le pidiera permiso, ni disculpas.

Ese al que todo el quiso reemplazarlo con otra idea quedó encerrado en su propia vergüenza, dejando sólo sensaciones de vacío ante algo tan único, irreproducible e irrepetible. Automáticamente perdí toda conexión con lo que estaba pensando porque sólo tenía que sentarme, respirar y sentirlo, la sensación de paz al ver que él vuelve a ocupar su puesto, dejarlo recuperar su podio ayudado por quiénes se lo arrebataron, dónde sólo hay una voz, es tuya, la del único silencio que existe, el primero y el último.


(Minnehaha falls, se escucha el silencio)

21 jun. 2010

El juego de la vida!

De que se trata la vida? Pensamientos que tengo en la cabeza…




Tengo la mente llena de preguntas y distintas elucubraciones que me gustaría compartir con ustedes.

En estos meses experimenté cosas nuevas! Me crucé con gente de diferentes lados del mundo, con diferentes formas de pensar, de vivir, de sentir, de ser. Cuál es la correcta? No hay receta, uno vive de acuerdo a lo que cree y a lo que piensa! Que difícil no? Ser consecuente en la forma de vivir y de pensar, no es fácil, lo sé, pero es lindo intentarlo.

Lo importante, a mi manera de ver las cosas, es elegir, libremente, la manera en que uno quiere vivir. No hay lugar perfecto, el mundo está manipulado por hombres, y como nuestra condición humana no es perfecta, hay que proponerse, como uno quiere vivir, dentro del paradigma o de las normas dentro de las cuales forma parte.

El hombre es constantemente tentado por el poder, por la plata o por otros tantos motivos, y a costa de alcanzar estas “felicidades”, no mide el impacto de su actuar, todo lo contrario, es capaz de ir hasta donde se deba ir, con tal de que el objetivo (plata? Poder? Vaya a saber uno…) sea alcanzado.

Que loco no, lo que hace la plata o la búsqueda de mas poder? Respecto a la plata, en estos días me di cuenta lo circunstancial que es en mi vida. En Orlando me gaste 200 dólares en 5 minutos en una cámara de fotos y una memoria externa para la pc, y acá en Minnesota estoy con dos dólares (uno me lo encontré ayer en un bar) en la billetera hace 4 días, y lo más lindo de eso es que sigo siendo igual de feliz (o aún mas).

En Cuba la vida fue carísima, en Jamaica casi no gasté plata, en Colombia gastaba y generaba, y lo que ganaba lo gastaba, mejor dicho la disfrutaba. Entonces me pregunto, que valor ocupa la plata en mi vida? Nose, pero estoy seguro que no es algo esencial, si necesario, mas si tenés familia, pero que locura que la felicidad de algunas personas se mida de acuerdo a cuantos negocios multimillonarios cerró, o se cayeron, y a veces a costa de hacer tantas pelotudeces???

Por otro lado, me sorprende la gente que vive atada a su plata, que ahorra toda su vida, y se preocupa por 1 peso. No los juzgo, no soy quien para hacerlo, ni quiero hacerlo, pero no los entiendo. No hay cosa más linda que disfrutar de la vida, y a veces poder “mimarse” y el poder invertir la plata de uno en algo productivo, forma parte de este disfrute!

Volviendo a la idea principal, creo que si uno siente bien, vive bien. Este viaje se está encargando de hacerme buscar como quiero vivir. Siento una fuerza muy grande que me atrae hacia otros lugares, y eso me mantiene vivo, con ganas de seguir viajando. Durante el viaje, conocí de todo, gente nómade de Somalia, gente que viaja en bici de Alaska a Argentina, gente que vive en una Isla, gente que se fue de su país en busca de algo mejor y vive en otro país lejos de sus afectos. También conocí una familia Maya, con una filosofía muy particular, en fin gente y más gente con diferentes maneras de decidir cómo vivir, y estoy seguro que ni uno de ellos, tiene una mejor vida que el otro, porque cada uno de ellos es feliz con su elección, con su manera de querer vivir. Estoy seguro que cada uno de ellos, decidió su particular estilo de vida. Recuerdo como si hubiera sido ayer, cuando Mark, un amigo que está haciendo de Alaska a Argentina en bici, nos decía que él prefería un futuro incierto pero escrito por él, a un futuro escrito por otros, donde la libertad no es una opción.

Tengo un amigo que es Católico, y una vez me dijo, que si alguien le muestra una religión que lo haga más feliz que la que ahora practica, se hace seguidor de esa religión, sea Budista, Musulmán, Judío o la religión que sea, pero por ahora afirma, que la que más feliz lo hace, o con la que más se siente identificado con el mensaje de vida que propone, es con la actual. Si ningún lugar a dudas, esta persona eligió como quiere vivir, y apuesto que es feliz viviendo de acuerdo a lo que él cree es la mejor manera de vivir (que no necesariamente tiene que ser la mía, la tuya, o la de quien sea). Buscó y encontró su forma, pero también está abierto a cambiar su estilo actual si hay una propuesta más “interesante”. Creo que ahí está la clave, buscar cada uno su propio camino de vida, no necesariamente a través de una religión, pero sí de acuerdo a lo que el cuore mande! Ese no se equivoca!!!

Lo bueno del ser humano, es que es tan distinto uno de otro, que hay miles de maneras de elegir como vivir! El problema se da cuando la gente se encuentra dentro de jaulas que ellos mismos compraron, y no pueden ver más allá de ellas, y se pierden lo lindo de vivir.

Las infinitas maneras que la gente elige como vivir, son todas válidas? No lo sé. A veces me pregunto si los musulmanes que se inmolan en aviones o en autos, están equivocados. O si Hitler era un hdp o no? O si Fidel Castro cree en lo que propone o simplemente le conviene. O Si Gandhi estaba loco o más cuerdo que todos, o si Luther King entendía lo que estaba logrando. O si Jesús se daba cuenta contra quien “peleaba” o se enfrentaba diciendo que era hijo de Dios.

En fin, más allá de las tantas opiniones que hay respecto a estos personajes que de alguna manera marcaron parte de la historia, yo realmente los admiro, si bien no comparto la filosofía de cada uno de ellos, lo que si admiro, es que todos ellos, eran consecuentes en su manera de pensar y de vivir, y eso para mí alcanza. Poder vivir y morir por lo que uno cree, es muy valioso! Después que los juzgue la historia, o quien sea, pero es admirable con la convicción que vivieron.

Así como yo no comparto, pero si admiro como vivieron algunos de estos personajes, lo mismo pasa con mi viaje. Hay gente que no comparte mi viaje y muchos otros que sí, pero lo que me deja tranquilo es saber que vivo de acuerdo a lo que siento, a lo que me hace feliz.

Vivir esta etapa de mi vida viajando, creo que es muy importante. Es algo que necesitaba, salir al mundo y ver de qué se trata. No es fácil, tampoco tan difícil. Pero un poco lo que se vive de viaje me lo resumió un amigo mío en un mail hace un tiempo.

El me decía (también viaja bastante) que durante los viajes los ups (momentos de alegría, felicidad, logros, etc.) y downs (momentos de tristeza, algún trago amargo, o algún episodio no fortuito), están en una frecuencia mucho más amplia que cuando uno vive en una vida más rutinaria. Es como si la brecha de la felicidad, de la tristeza, o de lo que sea, es mucho más amplia que estando en el lugar de uno, y esto creo se debe, a que cuando a uno le ocurre algo estando de viaje, ese hecho le ocupa toda su energía, es lo único y más importante del momento, es un todo. Por el contrario estando en el lugar de uno, hay más factores con los cuales distraerse, la atención está dividida en otras tantas cosas, como pueden ser el deporte, el trabajo, la familia, los amigos, la novia, etc. De viaje todo eso no está y cualquier situación de felicidad, tristeza, emoción, etc. se potencia mucho más, ya que abraca el lugar que los estos factores no ocupan. La energía, estando de viaje se centraliza en lo que sucede, y no hay tantas posibilidades de diversificarla, ya que no hay tantos factores donde distribuirla. Por esto los ups y los downs son mucho más grandes de lo que lo son estando en el lugar de uno.

Estando de viaje todo se agranda!

Por último creo profundamente que el secreto de una buena vida, está en buscar. Buscar qué? Como uno quiere vivir, no conformarse con lo que viene “de fábrica”. Experimentar cosas nuevas, lugares nuevos, culturas nuevas, otras religiones, puntos de vista, situaciones, y de toda esa experiencia, por momentos dura y difícil y por otros momentos feliz e innovadora, poder sacar propias conclusiones y con todo lo que uno vive, o aprende de cada situación, poder elegir la forma en que uno quiere vivir, que en definitiva va a ser lo que lo haga más feliz. Tengo la certeza de que cada uno se arma la vida que quiere, si se lo propone!

En eso estoy!


En los Skyways, con una cartulinda que armamos, con fotos del viaje y contando un poco nuestra historia! Hoy esta decisión de tocar en la calle y contar nuestra historia es parte de la vida que estamos eligiendo!

Benja.-

14 jun. 2010

¿Como se vive en Minnesota?



MINNELIFE



Luego de nuestro paso fugaz por Disney (ver relato "Disney depende, ¿Y de grande?") de donde solo surgen palabras de agradecimiento hacia mi (ahora) amigo personal David “Obama” y su novia Chantal, quienes ciegamente alojaron a tres Argentinos por el solo hecho de tener un amigo (feo y rojo) en común, les paso a contar que es y de que trata Minnesota.

Para los que pocos saben de geografía (me incluyo) MN queda al norte de EEUU y limita con Canadá. Queda a 6 hs de auto de Chicago y lo que más caracteriza a este hermosa ciudad o mejor dicho se la conoce a MN por ser el estado de los 10.000 lagos (en realidad son 11.489).


(primer día recorriendo los lagos en bici)

                                                    
La ciudad es simplemente espectacular. La calidad de vida acá es demasiado buena, es una ciudad limpia, prolija, con lagos por todas partes, con gente muy predispuesta a ayudar y donde el stress no es habitué.


Una de las tantas Iglesias de MN

Desde nuestra llegada a MN dos semanas atrás, todo se fue dando de mejor a mucho mejor. Nos fue a buscar Félix (mi primo que hasta 15 días atrás había visto en escasas ocasiones) al aeropuerto. Respecto a Felix y Kimberly (su mujer, oriunda de esta hermosa ciudad) lo único que me nace es sacarme el sombrero (que no tengo) por la calidad y dedicación que nos brindaron/brindan/brindarán (les meto presión) en nuestra incierta estadía en MN.

Ni bien llegamos a su casa (en la que vivimos dos semanas) nos esperaba un rico asado y un grupo de amigos que nos recibieron de lujo.

A partir de esa noche, mágica se podría decir, todo fluyo.

Los primeros días fueron de reconocimiento del terreno, bar por aquí, bar por allá, asado aquí, asado allá, gente por aquí gente por allá, etc.

Con los días nos empezamos a aminesotar (palabra inventada por mí) y surgió el primer trabajo. Ayudamos a Jody a hacer la mudanza de su casa (actualmente seguimos con este trabajo).

Después empezamos a hacer vida local. Empezamos a salir a correr por los lagos, a hacer un poco de ejercicio, a andar en bici, a comer temprano, hacer música, ir a la playa de los lagos, a jugar al fútbol en un tornero local y sobre todo a descansar.


              (momentos previos al inicio de lo que fue el primer partido)



El tema bici acá es un hábito, mucha gente se maneja en bici y la ciudad está preparada para que así sea! De hecho ya hemos ido a los bares en bicicleta, algo muy común y particular.

Entre otros trabajos, estamos tocando en los sky-ways. El otro día fue nuestro primer desafío en el cual nos fue muy bien, más allá de la plata ganada, la sonrisa de la gente fue lo más lindo que me llevo. A modo informativo, los sky-ways son como pasillos de aeropuerto que van de un edificio al otro y conectan casi todo downtown (zona laboral), dado que el invierno es muy frío y la gente los utiliza para evitar las frías calles de invierno. Si bien en el verano son menos frecuentes, la gente los utiliza y es ahí donde nosotros nos instalamos a compartir nuestra música!


                              (ese es el sky-way que tocamos por primera vez)

Por otro lado, estamos con changas, en estos días me tocó armar el escenario para un festival de rock, algo totalmente nuevo. Ni les explico mi cara de “que me trague la tierra” cuando el que dirigía a los obreros (o sea a mí) me decía algo, que claramente no entendía, no por no hablar inglés, sino por el tecnicismo de las herramientas que me pedía manipule. Igual como buen Argentino, lo hice bastante bien!

Para mi desgracia, cuando terminé de trabajar en el escenario, me encontré con que me habían robado la bicicleta. La impotencia fue mucha, pero como suelo hacer en mi vida, trato de buscarle lo positivo a las cosas, y lo positivo de ese hecho delictivo fue que en mi bronca y calentura, me fui a comprar otra bici (mucho pero claramente pero a la cual ya le tengo cariño) y en mi trayecto a la bicicletería, me encontré con un anuncio de alquiler de un depto al cual llamé y me atendió para mi sorpresa Vanesa, una Cordobesa (que después de charlar llegamos a la conclusión de que lo conoce a Félix) que vive en MN, y quien nos dio una mano muy grande para poder alquilar el depto a un gran precio y en una zona demasiado cómoda y sobre todo con posibilidad de renovar mes a mes que acá eso no es usual. Así que a Vane mi más profundo agradecimiento. Ayer inauguramos la casa con invitados y un poco de buena música!!!

Primeros momentos en la nueva "Price"


La cocina, muy bonita por cierto!

Este tema de la casa ya nos tenía preocupados, porque no conseguíamos nada y ya nuestra presencia en lo de Félix y Kim, empezaba a ser un poco pesada!

Así que al ladrón que me robo le digo que disfrute mucho la bici y gracias por sin quererlo darme la posibilidad de alquilar un derpa.

Estamos viendo que nos depara el futuro, muchas son las ideas, pero por ahora tratamos de disfrutar el momento.

Estoy convencido, y ya he escrito al respecto, que la energía positiva atrae buenas vibras. Las cosas se van dando como se tienen que dar, por eso no nos preocupamos por lo que pase, porque simplemente nos entregamos y confiamos en que las cosas van a salir bien, y así viene siendo.

La cabeza está sana, el corazón fuerte y la voluntad intacta, y la gente se asombra con nuestro viaje, que por algún extraño fenómeno, nos terminan dando una mano.

La vida va saliendo, se va escribiendo la historia, y estoy feliz de ser yo quien decida como escribir la mía, me siento libre, y a veces es difícil, porque realmente me creo capaz de hacer lo que quiera, y la cabeza a veces vuela muy alto. Pero no estoy ni apurado, ni preocupado, ni nada, solo feliz de vivir mi vida, que cada vez me atrae más, y feliz de vivir el día a día literalmente. A ciencia cierta no tengo ni idea que va a ser de nosotros en los próximos días. En un abanico de posibilidades, todas las opciones son posibles!

Así que el viaje ahora está en MN, de seguro estaremos aquí hasta fin de julio que es hasta el día que alquilamos. Les mando un abrazo a todos los que escriben y se preocupan por nosotros y a los que no, también!

Nos vemos por ahí!

Benja.-

Disney depende, ¿Y de grande?

(Primer dia en Universal, 8am arranco la locura)


Previo al análisis que dejó nuestro paso por el “mundo” de Disney hago una mención en agradecimiento a todos aquellos que colaboraron para que lográramos ingresar, Cande, Rodri, Nachito, más cualquiera que haya intentado alcanzarnos un pase y sobre todo al gran David Obama y su novia Chantal que nos recibieron en Orlando sin conocernos, por pedido de un amigo en común.
Desde chico me aterra un solo aspecto de crecer, cambiar la mirada natural y fresca por la que tienen los adultos sobre las cosas. Esa manera tan amargada de ver y vivir la vida. Estoy hablando de esos hombres grandes, que solo disfrutan cuando tratan temas “serios”, los mismos que sonríen poco y se quejan mucho, que se toman las pavadas angustiosamente y la diversión como un juego de niños, vaciando la vida de su vida. La visita a los parques de Walt me volvió a confrontar con aquella idea, yo que pensaba que “nunca sería así” al final tengo que concluir que el paso del tiempo en mí no ha generado maduración ni crecimiento, sino que ha hecho estragos. Por ese mismo devenir las personas nos contradecimos tanto y somos incapaces de resistir a un archivo, al final reconocer que es inútil pelear contra nuestra propia incoherencia creo que nos facilitaría la vida.


(Gente grande en Disney, divertidos o pelotudos?)

Esta introducción viene al caso por el balance que hago de los dos días de diversión en los parques, una experiencia agridulce que de tan entusiasmado que encaré, me terminó por aburrir. Es que por más que en mi vida en este momento tenga menos responsabilidades que las de un chico de primer grado (que tiene que traer el cuaderno de comunicaciones firmado de su casa) me es inevitable ver las cosas como un adulto. Tal vez por eso no pude a pesar de que me lo propuse, vivir los parques como un viaje de regreso a la infancia, con todo lo que ello implica, ya que no podía dejar de verle los peros a ese mundo tan artificialmente perfecto. Al menos me dejó tranquilo poder encontrar una causa posible que diera origen al mito de que Walt Disney está congelado, es una broma de quienes regresan de los parques cuando ven cuan “fríamente calculado” está cada detalle para que quienes ingresan vuelvan con los bolsillos vacíos. Menuda ciencia apuntada al flanco más débil de nuestros padres tan tiernos, que si alguna vez se preguntaron cuánto vale la sonrisa de un niño, ahora lo saben, en Disney un ojo de la cara.
A pesar de todo, ese no fue ni por asomo el motivo de mi decepción, porque para todo aquello llegaba mental (y económicamente) preparado. ¿Culpable entonces la expectativa, padre de toda desilusión? No lo creo. El desencanto se produjo por obra y gracia de una sola palabrita tan importante en nuestro mundo actual: el marketing. El marketing es lo que el dueño de un producto está dispuesto a informar acerca del mismo a la gente para que lo consuma, en síntesis, un suculento caldo de mentiras, omisiones y exageraciones. No es más que una herramienta inocente que genera una brecha, una dualidad en los productos, una cosa es lo que parecen y otra muy diferente, lo que son. A mayor (o mejor) uso de la herramienta, mayor la brecha. Y nosotros hijos modernos de este siglo somos capaces de perdonarle cualquier cosa al marketing, esas son las reglas del juego. Desde cosas grotescas como las famosas “fotos” de la comida tentadora, abundante y jugosa, y que luego resulta ser del tamaño de un canapé, hasta el uso y significado de nuestras palabras. Si yo te dijera que “te invito” a jugar a mi casa, y luego te cobro 20 dólares la estadía del estacionamiento, la comida aparte, 5 dólares la hora del perchero para colgar las cosas, y otros 15 por el uso y deterioro de todas mis pertenencias en general, me tratarías de fenicio y mentiroso, pero si quién lo dice es Walter Disney, “te invito, es un decir”. Marketing, lavado de cerebro, mentira desfachatada, todo normal. A esta altura del partido hemos sido arrinconados entre la espada y la pared gracias al marketing, porque de querer erradicarlo por el uso de la verdad, el mundo como lo conocemos se caería a pedazos, caería el consumo, aumentaría el desempleo, ni estómago para votar a los políticos nos quedaría. Cambiaríamos hacia una anarquía quizás, quién sabe.
Por lo tanto esta nota tiene la finalidad de equilibrar la balanza verdad - marketing hacia el lado de la primera. Es, como el motor de este viaje, la búsqueda de un mundo mejor, una exhortación a la rebeldía y al inconformismo. El mundo de Disney, no es tan maravilloso como lo pintan, es en realidad bastante berreta. La mayoría de las ambientaciones logran transportarte hacia otra realidad hasta cierto punto, el punto en que se descuidan los detalles y uno se encuentra con las herramientas externas, como parlantes en una selva o estructuras metálicas en los animales. Es berreta porque no hay esfuerzo ni intención en disimularlos. Berreta, es que desfilen por sus calles algunos personajes, el caso más indignante fue el de un Spider-man, con un disfraz de tela como los que compras en Once por pocos pesos cuando te cae una fiesta de disfraces de golpe. Estamos hablando de un “súper héroe” que vuela por las paredes, se cuelga de tela arañas que cuenta con un sentido arácnido que ningún hombre posee, y lo vimos pasar sentado manejando un cuadriciclo. Bochornoso! En cuanto a la “diversión infinita” de los juegos, la verdad sea dicha, no más de tres juegos que valen la pena por parque, y el resto una gigantesca montaña de relleno y bosta. Obviamente los juegos que valen la pena están sabiamente distribuidos en los diferentes parques para que no podamos matar todos los pájaros de un tiro. Si bien no puedo hablar por la totalidad de los parques, porque no tuve la suerte ni el interés de asistir a ellos, al menos ese era el caso de “The Island of Adventure” de Universal, y Hollywood Studios, de Disney. En Universal todos los galardones se los llevaba la montaña rusa de Hulk, a la que entramos totalmente chiflados a primera hora de la mañana (no fuimos ningunos verdes en eso), la de Harry Potter (que entiendo que es vieja y le cambiaron el tema ahora), más algún juego más, y en Disney vimos un muy buen show de cómo se filman escenas de persecuciones y riesgo de autos, la roller coaster de Aerosmith que empieza muy bien y después se cae, más la Torre del Terror que está muy bien ambientada. Lo peor es que elegimos los parques por recomendaciones de amigos, según sus experiencias ésos eran los “mejores”. Al cabo de mi visita, mi recomendación a futuros visitantes sería, que no vayan a menos que les regalen la entrada o que esperen a que Disney lance una promoción que permita ir a tres juegos por parque, por la mañana solamente, a un precio real. La promoción se llamaría algo así como “basta de relleno y de inflar boludeces, no pierdas más tiempo que el necesario en Disney”. Por último, también tengo que anticiparles, aunque sea motivo suficiente para que probablemente la mayoría con las ganas de ir desista, que no encontrarán pochoclos dulces calentitos (crispetas o pipocas para el lector sudamericano), ni nada, absolutamente nada, ni una mención al Rey León. Berreta, como les venía contando. Reíte socarronamente cuando escuches a alguien alabar la tecnología y el maravilloso mundo de Walter, y cuando te hablen de perfección, excelencia, calidad o del cuidado en el nivel de los detalles, obligalos de inmediato a leer esta nota. No te dejes influenciar por las voces que te digan que el problema está en que nosotros fuimos siendo adultos y es un parque para niños, por dos razones, primero porque “el marketing” está apuntado a informarnos que la diversión es para toda la familia y segundo porque si los niños fueran parámetro para establecer cuando algo es asombroso y divertido, nos juntaríamos los viernes a jugar a la escondida, la mancha o a pintar con crayones y comernos los mocos. Yo vi con mis propios ojos la felicidad de los chicos en Disney, como también la vi en los recreos del colegio mientras jugaban con una pelota de papel al metegol o cuando pegaban los papeles mojados en los techos de los baños. Por eso cuando mis hijos me pregunten algún día “Papá, vos porqué no nos llevas a Disney?” yo les responderé “Porque es berreta y es una mentira del marketing”, “Papá, siempre el mismo viejo amargado vos”. Perdón, la culpa fue del tiempo que pasó tan rápido.


(La de Hulk justifico el primer parque, un flash)


(Las golosinas desastrosas, caras y ni dulce de leche tenian. Ademas no habia pochoclos dulces calentitos, nefasto).

(Espaider man parecio un vago que se escapó de una fiesta de disfraces de Liceo Naval. Que carajo hacia en un quatri? Son chiquitos los nenes, no boludos)

(Dinosaurio que habla por si solo)

Aca en este video se puede apreciar lo que fue la roller coaster de Hulk totalmente Dalla Libera interpretado por Benja Pastrana)



Tana Voltan

4 jun. 2010

Hits musicales

El paso por Cuba obviamente no podia ser en vano en cuanto a esta seccion.
Si se trataran de canciones que solamente hayamos bailado, no valdría la pena incluírlas en esta sección. Pero como fueron canciones que generaron el sexo con ropa, es nuestro deber rendirles este homenaje para recordarlas para siempre.

+Los Confidenciales - Aceita, agua


Gente de Zona - Quien eres tu


Gente de zona - Mama me lo conto


Pandilla X - Pa que tu está


Pandilla X - Encantadora