20 dic. 2010

¿Y Ahora? Respondiendo la gran pregunta


Es momento de hablar de mi vida en Buenos Aires. Pasó el tiempo suficiente como para poder hacer una pequeña evaluación, que sirva para responder esa pregunta que a tantos les ha surgido, y que en el 90% de los casos respondí con la primera pelotudez que se me vino a la cabeza.

(Una foto representativa del ahora, comiendo en casa con mi familia)

Con seguridad puedo decir que desde que llegué, el gran desafío ha sido tener que responder a la misma pregunta en boca de una persona diferente cada vez, y en una situación diferente cada vez.
Pasa el tiempo, pasan los jugadores, pasa de uva, pasame la botella, pero las preguntas se han mantenido constantes. Lo que es imposible de mantener constantes son las respuestas, sobre todo cuando te preguntan "¿Hace cuánto llegaste?" respuesta que debe ser actualizada y calculada a diario.

Si tuviese que hacer un podio con la suma de las curiosidades de todas esas caras, de todas esas preguntas, diría que del tres al uno, este ha sido el orden de frecuencia e importancia:

3) ¿Qué dijeron tus viejos del tatuaje? 
2) ¿Qué dice?
1) ¿Y Ahora?

A mis viejos les encantó el tatoo, pero al que más le gusta es a mi sobrino de un año y medio, siempre me pide que se lo vuelva a mostrar, ¡Grande Masi!

En cuanto a la pregunta del ahora entiendo que encierra varias otras de la familia de "¿Qué tal la vuelta?", "¿Cómo te estás re insertando en la sociedad?" y "¿Qué vas a hacer?".

Ese creo yo que es el principal problema de nuestro modo de entender la vida. Pensar que el "ahora" es el futuro, es el proyecto, es lo que estás haciendo o vas a hacer durante un tiempo indeterminado. Si bien eso es parcialmente cierto, hay mucho más detrás de ese concepto. Ahora vivo el ahora, significa vivir fuera del tiempo. Fuera de lo que no está presente, fuera de lo que sólo existe en tu mente, como el "ayer" o el "mañana". En el ahora, no puede re-insertarse en la sociedad quién nunca se separó del Uno.

Ahora voy a contarles lo que significa el "ahora" para mí, para responderme yo mismo a sus preguntas. Ahora  tengo una nueva forma de ver el mundo. La persona es la misma, mis ojos son los mismos, sin embargo todo resulta nuevo, todo dentro mío y en el mundo ha cambiado. ¿Hubo un "click"? ¿Un acontecimiento específico a partir del cuál todo cambió? Ni siquiera yo puedo saberlo. Sólo puedo decirles que un segundo de vivir el ahora puede transformar tu vida para siempre. Porque repito, te vas fuera del plano que ya conocés, donde rige el tiempo, ese tirano despiadado que nunca espera. El viaje fue una universidad del ahora, de profundizar en esa nueva mirada del mundo. Ahora la puerta está abierta, ahora ya no me tapa el velo. Ahora, la vida entera es un aprendizaje. Ahora me encuentro en franco diálogo con la vida.

Ahora es el porqué de una brisa. Es sobre lo que te conversa un árbol. Es la verdad que te escupe un perro a lengüetazos. Es tu sobrino riendo cuando llegás y llorando cuando te vas. Es la energía que activa la música en tu cuerpo. Es la luna seduciendo a la tierra, teniendo un romance con los mares, influenciando la vida con sus hilos invisibles. Es la potencia del sol. Es la curiosidad de un gato. Es el abrazo de tu familia. Es lo que te habías olvidado, hasta que te lo recuerda la lluvia. Es la conexión secreta entre las plantas y el viento. Es el plano donde viven tus amigos, para demostrarte que nunca te fuiste. Es la vida que está escondida atrás de tus miles de conceptos. Es la verdad adentro tuyo. Es el silencio. Es la casualidad que nos trajo hasta acá, exactamente ahora. Es lo que sentís cuando tu mente se calla. Es Dios presente en todas las cosas del Universo.

La única venda en tus ojos que te puede impedir ver esto, vive adentro tuyo y no es otra cosa que tu mente. Se manifiesta cuando pedís cosas como "No entiendo, si no me hablas en concreto". ¿De qué concreto me estás hablando si vivís del aire? Una atmósfera de partículas invisibles, inmateriales,  de las cuales no podes despegarte por más de unos minutos y salir con vida. Dependes más de ellas que de la comida por la que tanto trabajas. En concreto, esas partículas van a seguir estando cuando vos te vayas. Vos estás en camino a lo no concreto y no al revés. Entonces decime, ¿Cómo puede lo concreto ser lo más importante en tu vida? ¿Desde cuándo?

En esta evaluación quiero contarte que vivir así funciona. Funciona porque se trata de creer en vos mismo. Exactamente como un cactus en el desierto, cualquier otra forma de vida dirá que vivir allí es imposible, que no se puede, pero para la mirada optimista del cactus se puede perfectamente. Vos sos el que no puede, porque no ves la oportunidad donde si la hay, y por eso no podes adaptarte a ella. Como la araña tejiendo su nido, desde su capacidad, desde su interior, de a unos pocos centímetros por día, lenta y pacientemente, casi invisible, frágil, fácilmente destructible, pero ahí siguen ellas, cazadoras efectivas hace tantos miles de años.

Funciona porque en estos dos meses viviendo el ahora  ya conseguí trabajo. Surgió viviendo el ahora, aprovechando las oportunidades que se me presentaron en el día a día. Además voy a trabajar de lo que me gusta, de cadete en bicicleta por Buenos Aires, algo que hace ya tantos años hago por gusto y ad-honorem. Funciona porque me anoté en la escuela de música en un taller de percusión de cajón y tambores para seguir aprendiendo sobre la conexión con lo universal. Funciona porque no hay nada más real en tu vida que tu momento presente, solamente el AQUI, AHORA.



Nada más que agregar por ahora, ese es mi presente para ustedes,

Mariano Voltan