13 ene. 2011

Carta de Benja para Benja


Querido Benja, hoy y después de un tiempo me animo a escribirme esta carta.

Ya llegue a casa, un lugar que durante mi viaje anhele y pensé constantemente. El asado con amigos, el club, la familia, mi gente, mi esencia. Volví después de una vivencia que quedará en mi memoria.

Fui en busca de algo que me apasionó y emocionó hasta las lágrimas en más de una oportunidad. Fue un tiempo en el que fui libre, en el que viví feliz, en la libertad de hacer de mi vida lo que más me gustaba, dedicarme a vivir, a soñar, a correr sin mirar atrás, a reír, a pensar, a leer, a conocer, a ser, a jugar, a cantar, a dormir, a apostar a la vida con vida.

Hoy ya regresé, pero no volvió el mismo Benja que se fue un año atrás, volvió un Benja distinto, no en apariencia (aunque si con las rastas mas largas), sino en lo que le pasa a su corazón.

Hace mucho que no escribía, no sabía que contar ni para que contar. De hecho, me cuesta canalizar lo que viví, es como tratar de memorizar un libro de 100 hojas, en dos horas. Se me hace difícil bajar todo este remolino de sentimientos entrelazados que viví en este posgrado de vida, como así llamo yo a mi viaje.
Todavía estoy tratando de memorizar los primeros renglones de esta vivencia, que sin dudas las palabras libertad, buena energía, calma y serenidad (diría PE) son una constante.

Benja te pido por favor que no olvides lo que viviste y que contagies a otros esto que conociste, que no está afuera, a la luz de los ojos, sino que está adentro, bien adentro y es ese tesoro que cada ser humano posee y debe encontrar, porque cuando lo abrís, algo asombroso pasa, imposible de explicar, pero fácil de recomendar.

Benja no te olvides, dicen que no es bueno vivir de recuerdos y del pasado, por eso te pido que cada día hagas presente esos valores, esos momentos, esas situaciones, esa gente, esos amigos, esos lugares, esos gestos, esas lágrimas, esas palabras, esos silencios, y todas esas cosas que te acompañaron y guiaron en este posgrado de vida. No lo olvides, mantenelos vivos y compartilos.

Te pido Benja que sigas siendo auténtico, libre y feliz, es la única receta que creo tenemos las personas, para disfrutar este ratito que tenemos de paso por este mundo.

Me mando un abrazo fuerte y con lágrimas en los ojos, me voy a dormir, porque ya es tarde.
Me abrazo fuerte
De mi para mí!

Tanita y Benja en Alaska, un lugar cargado de emociones y vivencias!

 Benjita.-