20 dic. 2010

¿Y Ahora? Respondiendo la gran pregunta


Es momento de hablar de mi vida en Buenos Aires. Pasó el tiempo suficiente como para poder hacer una pequeña evaluación, que sirva para responder esa pregunta que a tantos les ha surgido, y que en el 90% de los casos respondí con la primera pelotudez que se me vino a la cabeza.

(Una foto representativa del ahora, comiendo en casa con mi familia)

Con seguridad puedo decir que desde que llegué, el gran desafío ha sido tener que responder a la misma pregunta en boca de una persona diferente cada vez, y en una situación diferente cada vez.
Pasa el tiempo, pasan los jugadores, pasa de uva, pasame la botella, pero las preguntas se han mantenido constantes. Lo que es imposible de mantener constantes son las respuestas, sobre todo cuando te preguntan "¿Hace cuánto llegaste?" respuesta que debe ser actualizada y calculada a diario.

Si tuviese que hacer un podio con la suma de las curiosidades de todas esas caras, de todas esas preguntas, diría que del tres al uno, este ha sido el orden de frecuencia e importancia:

3) ¿Qué dijeron tus viejos del tatuaje? 
2) ¿Qué dice?
1) ¿Y Ahora?

A mis viejos les encantó el tatoo, pero al que más le gusta es a mi sobrino de un año y medio, siempre me pide que se lo vuelva a mostrar, ¡Grande Masi!

En cuanto a la pregunta del ahora entiendo que encierra varias otras de la familia de "¿Qué tal la vuelta?", "¿Cómo te estás re insertando en la sociedad?" y "¿Qué vas a hacer?".

Ese creo yo que es el principal problema de nuestro modo de entender la vida. Pensar que el "ahora" es el futuro, es el proyecto, es lo que estás haciendo o vas a hacer durante un tiempo indeterminado. Si bien eso es parcialmente cierto, hay mucho más detrás de ese concepto. Ahora vivo el ahora, significa vivir fuera del tiempo. Fuera de lo que no está presente, fuera de lo que sólo existe en tu mente, como el "ayer" o el "mañana". En el ahora, no puede re-insertarse en la sociedad quién nunca se separó del Uno.

Ahora voy a contarles lo que significa el "ahora" para mí, para responderme yo mismo a sus preguntas. Ahora  tengo una nueva forma de ver el mundo. La persona es la misma, mis ojos son los mismos, sin embargo todo resulta nuevo, todo dentro mío y en el mundo ha cambiado. ¿Hubo un "click"? ¿Un acontecimiento específico a partir del cuál todo cambió? Ni siquiera yo puedo saberlo. Sólo puedo decirles que un segundo de vivir el ahora puede transformar tu vida para siempre. Porque repito, te vas fuera del plano que ya conocés, donde rige el tiempo, ese tirano despiadado que nunca espera. El viaje fue una universidad del ahora, de profundizar en esa nueva mirada del mundo. Ahora la puerta está abierta, ahora ya no me tapa el velo. Ahora, la vida entera es un aprendizaje. Ahora me encuentro en franco diálogo con la vida.

Ahora es el porqué de una brisa. Es sobre lo que te conversa un árbol. Es la verdad que te escupe un perro a lengüetazos. Es tu sobrino riendo cuando llegás y llorando cuando te vas. Es la energía que activa la música en tu cuerpo. Es la luna seduciendo a la tierra, teniendo un romance con los mares, influenciando la vida con sus hilos invisibles. Es la potencia del sol. Es la curiosidad de un gato. Es el abrazo de tu familia. Es lo que te habías olvidado, hasta que te lo recuerda la lluvia. Es la conexión secreta entre las plantas y el viento. Es el plano donde viven tus amigos, para demostrarte que nunca te fuiste. Es la vida que está escondida atrás de tus miles de conceptos. Es la verdad adentro tuyo. Es el silencio. Es la casualidad que nos trajo hasta acá, exactamente ahora. Es lo que sentís cuando tu mente se calla. Es Dios presente en todas las cosas del Universo.

La única venda en tus ojos que te puede impedir ver esto, vive adentro tuyo y no es otra cosa que tu mente. Se manifiesta cuando pedís cosas como "No entiendo, si no me hablas en concreto". ¿De qué concreto me estás hablando si vivís del aire? Una atmósfera de partículas invisibles, inmateriales,  de las cuales no podes despegarte por más de unos minutos y salir con vida. Dependes más de ellas que de la comida por la que tanto trabajas. En concreto, esas partículas van a seguir estando cuando vos te vayas. Vos estás en camino a lo no concreto y no al revés. Entonces decime, ¿Cómo puede lo concreto ser lo más importante en tu vida? ¿Desde cuándo?

En esta evaluación quiero contarte que vivir así funciona. Funciona porque se trata de creer en vos mismo. Exactamente como un cactus en el desierto, cualquier otra forma de vida dirá que vivir allí es imposible, que no se puede, pero para la mirada optimista del cactus se puede perfectamente. Vos sos el que no puede, porque no ves la oportunidad donde si la hay, y por eso no podes adaptarte a ella. Como la araña tejiendo su nido, desde su capacidad, desde su interior, de a unos pocos centímetros por día, lenta y pacientemente, casi invisible, frágil, fácilmente destructible, pero ahí siguen ellas, cazadoras efectivas hace tantos miles de años.

Funciona porque en estos dos meses viviendo el ahora  ya conseguí trabajo. Surgió viviendo el ahora, aprovechando las oportunidades que se me presentaron en el día a día. Además voy a trabajar de lo que me gusta, de cadete en bicicleta por Buenos Aires, algo que hace ya tantos años hago por gusto y ad-honorem. Funciona porque me anoté en la escuela de música en un taller de percusión de cajón y tambores para seguir aprendiendo sobre la conexión con lo universal. Funciona porque no hay nada más real en tu vida que tu momento presente, solamente el AQUI, AHORA.



Nada más que agregar por ahora, ese es mi presente para ustedes,

Mariano Voltan


    


    



29 nov. 2010

¡¡¡¡Contratá a Billy Chopper: Son buenos pibes!!!!

Esta imagen es un reflejo de lo que es la banda. Literalmente hablando

 Algunos lo saben, otros lo imaginan, otros darían lo que fuera por volver a verlos y la mayoría es la mitad más uno. Lo importante es que Billy Chopper está de vuelta en Buenos Aires y cuenta con todos sus titulares más el cuarto jugador, su gente. Todas las imágenes de esta entrada son del toque y presentación de la banda en Buenos Aires, el pasado 11 de Noviembre en Zutra Bar San Isidro.

¡Más allá de compartirles las imágenes, queremos contarles a todos que cualquiera puede disfrutar a Billy Chopper en vivo, cuando quiera! Esto se anunció en la glamorosa noche en cuestión, pero vamos a dejarlo por escrito y bien clarito en el blog para que a nadie le queden dudas. Ya saben como nos sentimos al respecto del marketing, somos grandes aficionados y por supuesto, acá lo vamos a dejar demostrado.

Toda banda tiene su nicho, los Stones tienen a las rolingas que les va muy bien la calzita ajustada, medias altas y topper blancas, a los caretas les gusta Turf, La Renga los que saben combinar rock con letras filosóficas, Soda Stereo a los que no les interesa la letra, cumbia para los que toman tetra y Coppani que lo escuchan mi Viejo y un amigo. Billy Chopper no se puede quedar atrás, y pretende hacerse lugar en un mercado muy competitivo con una idea simple: ¡aceptar que es una banda que sólo da para la risa!

Una banda poco seria, una banda simpática, macanuda, acústica, con buena onda, improvisación, covers, baile y buenas historias. ¡No mucho más, porque el mercado de mucho más ya fue ampliamente cubierto hace rato!
Por lo tanto, si querés contratar alegría hecha música, pensá en Billy Chopper, tres amigos entre si, y amigos de los buenos momentos. Por tocar el mismo dia que Mc Cartney, ya tuvimos problemas con las grandes empresas vendedoras de tickets, asi que preferimos dedicarnos al espacio reducido. Algo así como el futbol 5 de los conciertos.
¿Bautizás a la nena? Billy Chopper te cae como agua bendita.
¿Primera comunión? Comulgá con la risa, llamá a Billy Chopper.
¿Pre boliche en una casa? Billy Chopper te tira la casa por la ventana, y si hace falta, te atiende a las chicas.
¿Despedida? Despedite a lo grande, llamá a Billy Chopper.
¿Funeral? Morite de la risa, contratá a estos tres vivos.


Asi estaba de prendido el bar la noche de presentación de Billy Chopper en Buenos Aires. No entraba un alfiler. (No juntaba los 10 pesos para el cover).

Mística. Alegría. Ritmo. Billy Chopper reloaded.

Versatilidad en la percusión. Cesar Silveyra hace bailar a los muertos con sus manos.

Como en la vida de un hombre regular, toda la banda sigue a sus huevos, que marcan el ritmo

Como en una orgía, todos tocan todo. Benjita también le da al cajón

Interpretando el tema original nacido en Colombia. 4 Sangres. Poesía hecha música.




¿Son profesionales?
No tenemos miedo en afirmar que sí. Entrenamos la boludez, eso sin olvidarnos que ya contabamos con un enorme don natural!
El cantante, Benja, lider natural en esta filosofía, tiene el carisma acumulado de haber entretenido en cuanto evento familiar y de amigos haya participado, o ¿Cómo te pensás que aprendió el buho, el equilibrio de cosas en la nariz, las mil y una palabras con "P" o setescientas canciones en la guitarra? (N de R: entre miles de otras)
No puedo develar de donde aprendió que garpaba esa carita de ángel que pone y esa voz melosa cuando canta....y chicas ustedes tampoco deben develarlo, eso fue en su vida privada.

Cesár que rimó tantas boludeces improvisadas durante tanto tiempo que ahora le tirás "ornitorrinco, rodilla dislocada" y te arma un soneto. El flaco se pasa el dia bailando....¿Como que no es profesional en la boludez?

No todos los dias, Tana hace alguna boludez, pero casi todos. Ya está altamente entrenado, aprendiendo a pescar, no comprando el pescado, y asi cuando siente ese impulso incontenible de "acá entra perfecto una pelotudez", el tipo ni lo duda, la hace en medio del show! Ah y toca los huevitos. No, no entrena en la boludez, dejálo así.

Es que nosotros lo tenemos muy claro, la boludez tiene el valor que vos le des. Para Billy Chopper, vale una buena noche (y un montón de plata, por supuesto). ¡Si no crees que las boludeces tienen valor, después no te quejes que no fuiste el inventor de Facebook!


Como verás, la banda está para pequeñas cosas, hechas a lo grande, como toda la vida. Asi que no lo dudes....

¡CONTRATÁ A BILLY CHOPPER: SON BUENOS PIBES!

Podés contactarnos por mail y te llamamos cuando tengamos tiempo, no rompas las bolas con tu ansiedad que la agenda está bastante ocupada. Mandanos tu mail a:

marianovoltan@hotmail.com
benjaminpastrana@hotmail.com


Dale contrata a esta banda, es para cagarse de la risa, es poco seria

Esperamos sus solicitudes, apurate antes que nos llamen para una gira al exterior!!!!

2 nov. 2010

El regreso de una vuelta anunciada!

Con motivo de la vuelta de Benja y Tana, el JUEVES 11 de noviembre, estaremos haciendo un evento en Zutra (a dos cuadras del Tren de la Costa de San Isidro), donde a partir de las 20.30 habra bandas amigas invitadas tocando en vivo, y luego tocara Billy Chopper (Benja, Tana y Cesar) por primera vez, desde su regreso a Buenos Aires.

Al final se proyectara el video del Magic Bus y Benja y Tana contaran algunas de las andanzas que ocurrieron durante la extensa caminata hacia el bus.

La idea del evento es reencontrarnos con la gente que nos siguio a lo largo del viaje, con amigos, familia, y todos aquellos que tengan ganas de pasar un buen momento, compartir buena musica y esuchar algunas anecdotas del viaje y mas precisamente del Magic Bus.

El evento tendra un costo de $10 y se vendera comida y tragos (habra promociones hasta las 22.30).

Estan todos invitados!
Los esperamos el jueves 11.
Cualquier consulta mandar mail a
benjaminpastrana@hotmail.com

Saludos.
Benja, Tana y Cesar

16 oct. 2010

¡Cajón nuevo, vida nueva!



Esta entrada es para hacer publicidad a una marca, te lo digo de una. Es una excepción, ya que el blog no contiene publicidad, fuera de publicitar las pelotudeces que hacemos nosotros. Pero en esta ocasión ha ocurrido un hecho que a nuestra óptica merece ser publicado, difundido y llevado a todos los rincones del planeta donde quiera ser escuchado. 

¡La marca de cajones Tierrapiano, me ha regalado un cajón nuevo y de un modelo superior al que llevé conmigo durante todo el viaje!

Les dejo el link a la página de Tierrapiano para que puedan chequear de quiénes hablo:


En la página pueden encontrar toda la información acerca del servicio que ofrecen, modelos de cajones, precios, referencias didácticas y videos mostrando la calidad de sus cajones.
Además todas las semanas organizan  percusión cajonera explosiva + fiesta e información sobre fechas en:




Como usuario calificado puedo dar fe de la calidad que los instrumentos tienen, son resitentes, suenan bárbaro, están hechos con mucha calidad, precio justo,  y además venden el portacajón (mochila para llevarlo) , que es muy práctico, todavía la sigo usando luego del viaje y no ha sufrido mucho deterioro.

Tanita acaricia el cajón modelo Takna en Cartagena, instrumento que se bancó todo el viaje


Acá el gran cajón en el Government Center de Minneapolis, Minnesotta
Ahora que ya todos están en conocimiento de lo que les hablo, voy a contarles brevemente la historia de cómo ese cajón nuevo llegó a mis manos. Todos saben, sobretodo los que me han visto tocar, que soy un mero aprendiz de percusionista, arte que comencé a desarrollar durante el viaje y que alcanzó para secundar la voz y guitarra de Benja para subsistir. Cuando compré el cajón, en Junio de 2009, sin saber tocar una nota, todo esto era una posibilidad inimaginable tanto para mi como para Benja. Como se ve en las fotos el modelo era el más barato de los que venden estos fabricantes generosos. Un año y medio después, el sueño imposible estaba cumplido, no sólo habíamos recorrido el continente, llegado al "Magic Bus" y conocido la casa de Bob Marley, sino que además yo empezaba a lograr entrar en el tiempo de la música. ¡Giro Copernicano del destino!
Con el mismo caradurismo que me permitió tocar profesionalmente en bares, eventos y en la calle, ni bien llegué le envié un mail a la gente de Tierrapiano  con el link del blog contandoles mi historia. Necesitaba cambiar el cajón porque en Europa, una aerolínea que no me permitió llevarlo conmigo, luego de mandarlo en la bodega, me lo devolvió totalmente destruído. Si bien lo pude arreglar para poder seguir tocando por diversión, ya los sonidos no eran los mismos y habían perdido sus principales encantos.
El pedido fue simple, les pedía si podían darme uno nuevo y yo subiría la anécdota al blog contando de la existencia de su página, y sobre todo de su generosidad. Ellos no dudaron en responderme a la brevedad con un sí que me dejó estupefacto. Un aprendiz de músico con sponsors, ¿Quién lo diría? 
En nuestra presentación en Buenos Aires, ustedes lo vieron, el cajón nuevito fue protagonista, acá en las fotos pueden apreciar que el modelo es uno superior denominado "Tronador" que viene con dos bordonas ajustables para poder encontrarle el mejor sonido. Hasta olor a nuevo tiene.

El Tronador que la gente de Tierrapiano me entregó sin mucha vuelta


Acá lo ven brillar, como nuevo



Para mi está anécdota no es una más de las que hacen al contenido de este blog. Acá hay en juego muchas aristas que quiero destacar. La primera, como se puede generar valor y beneficios entre empresas y clientes sin mentiras, sin buscar siempre el margen desmedido, con simpleza, con dignidad, ofreciendo algo valioso, confiando en la persona a la que se lo estoy ofreciendo. Confiando en el mundo como algo para cuidar y mimar, no algo para exprimir únicamente, para sacarle ganancia hasta las piedras. Ese mundo tan feo que se imaginan la gran mayoría de empresas y hombres de negocios hoy en día.
Lo segundo es para darles el impulso a los que son como yo, no músicos y no talentosos. Si ustedes, adefesios músicales, tienen la curiosidad, la idea o la fantasía de alguna vez probar algún instrumento musical, les recomiendo fervientemente el cajón. Es fácil sacarle sonido y aprender a armonizar con sus principales notas que se dividen en dos (grave y aguda). Aunque sea una locura, si no empiezan por creer en ustedes, aunque más no sea como un juego, nunca van a poder superar la trampa que les impone su mente. Que les dice que ustedes no pueden, que no deben, que no vale la pena. Podrían estar ahogando una semilla antes de darle la posibilidad que crezca en un gigantesco árbol. Al menos intentenlo, vos podrías ser ese músico no músico que de un año al otro, por escuchar esa locura interior, terminó recibiendo un cajón desde el cielo, o de una empresa amiga, que es lo mismo.


TUM TA- TUM. TARATATA TUM- TA TUM




La música es la conexión más grande del hombre con el universo, no te la pierdas, ¡conectate ya!   

11 oct. 2010

¿Qué es el turismo? Foto-reflexión en Venecia

En Venecia viven aproximdamente unos 80 mil habitantes.

Actualmente se calcula que por año la ciudad recibe unos 20 millones de turistas. 2 Millones se alojan en Venecia, ese año.

Yo tuve la suerte de ser parte de esa estadística este año, éstas fueron las fotos que tomé y seleccioné para esta nota.

Los Negros que vendían las carteras con un gran argumento de venta: apenas alguien se frenaba a mirar se la metían en una bolsa blanca y lo presionaban hasta el límite para que se la lleve. Gurús empresariales.

Venta de valiosímos artículos relacionados al lugar.




Dice el dicho: a mucha gente, muchas boludeces.


No tiene calles Venecia, sólo mares de gente.


Barquitos que llevan y traen grupitos chicos de gente


Gente que busca gente


Tráfico en las aguas, hasta de Gondolieris


La tranquilidad de sus pocas calles


Restaurantes que tienen muy claro donde apuntar: al bolsillo.

La idea de esta nota era simplemente plantear la pregunta, porque lo cierto es que no tengo una respuesta para ella. A mi entender, el turismo no es ni bueno ni malo, es solamente un síntoma, un reflejo de una forma de ver este mundo. Particularmente me parece una ironía absoluta el hecho de que durante muchos siglos la República de Venecia llegara a ser lo que es, justamente por su capacidad de resistir y defenderse del peligro extranjero (sumado a su capacidad comercial, política y artística). Lo que no pudieron abrir las armas e invasiones, hoy lo abren lo que compra las armas y financia las invasiones, millones de billetes. El turismo hoy en dia, es entender como único intermediario en una relación local-forastero al dinero, y cuanto más mejor. Es una manera más de asfixiar al que no tiene, de estafar al que no entiende, de bombardear al que no conoce y de excluír al que no puede. Es una visión de corto plazo, sin profundidad, como la que reina hoy en el mundo, por eso repito, no es más que un reflejo de esa mirada. En realidad me corrijo, debo admitir que el turismo es inclusivo, sólo del que puede pagar.

Para cerrar la nota, busqué dos imágenes rápidamente de una ciudad en Argentina donde vivan 80 mil habitantes, para entender la magnitud del caso de Venecia. Me encontré con estas dos fotos de Trelew, pueblo de Chubut, en la costa sur de Argentina. Ambas fotos son del centro comercial:

Trelew: 80 mil habitantes como en Venecia, la misma tranquilidad probablemente.


El turismo es un gran dolor de huevos, tanto para el que vive en la ciudad, como para el que la visita.
¿Qué necesidad de sufrir tenemos en nuestras "vacaciones"?



Mariano Voltan, turista de profesión

10 oct. 2010

¿Dónde empieza una casualidad?

Yo sé que este blog es en joda, pero igual te invito a hacer un ejercicio.

Es cortito.

Aparte, no te dejo en banda lo hacemos juntos. ¿Estás?

Pensá en una casualidad reciente. La que quieras (¿No dijiste que "reciente"?).

Bueno mejor dicho, la que quieras.

¿Listo?

La casualidad que querías. ¿Ya la tenés?

Ahora respondete estas preguntas que yo mientras le hago a mi casualidad, y cuando termines las comparamos.

¿Dónde (o cuándo) empezó la casualidad?

Empezó...¿Cuándo te diste cuenta? (que había "una casualidad)"
¿Cuándo lo dijiste? ¿Cuándo empezó al dia? ¿Cuándo lo compartiste? ¿Cuándo las dos "puntas" de la casualidad se encontraron? ¿Está ligado a alguna casualidad anterior, está completamente aislada o se podría decir que en realidad es la misma? ¿Hasta dónde podrías ir atrás en el tiempo de tu casualidad? ¿Hasta que naciste vos? ¿Y cómo se conocieron tus viejos?
 pará...

¿Se conocieron?


"¡Papuuaaá!!!.......¡Hiiijo!!!!""

Acá les presento mi casualidad, con algunas imágenes. Todas son de mi visita a un amigo y vecino de la infancia, que ahora vive en Leicester, Inglaterra. La pasamos muy bien, de casualidad.

Tanita junto a la placa que conmemora a William Web Ellis el casual inventor del rugby, nacido del colegio del pueblo Rugby.
Tanita con el histórico Colegio de Rugby de fondo, está muy lindo el castillo se parece a Hogwarts, pura casualidad

"William who with a fine disregard for the rules of football", en inglés pollite antiguo, pero que en argento sería, "que chupándole un huevo las reglas del futbol"


Junto a Marquitos Ayerza, un amigo desde el jardin de infantes que casualmente ahora se dedica al rugby profesional.
Buenos esa es mi casualidad. Me encontré, como les comento en las fotos, con que mi amigo y vecino de toda la vida en Capital Federal, de Argentina, me recibe en su casa como de costumbre, aún si estoy viajando por el mundo, porque sigue siendo cerca, de dónde yo vivía (esa semana). ¿Cómo llegó ahi? Resulta que el "nene" se comió algunos de los platos de sus 8 hermanos y le quedó grande el cuello, tanto como para llegar a ser Marcos Ayerza, pilar titular del Leicester de Inglaterra e integrante del plantel de Los Pumas que fue al último mundial. (Está queriendo chorear e ir a éste, esperemos que lo llamen).

Entonces si yo empiezo a responder las preguntas vos podés comparar (yo me quedo con las ganas). Cuando hablé con mis viejos me parecía que la casualidad había empezado cuando me encontré con Marcos, efectivamente. Porque ellos dijeron "¿Te encontraste con Marcos?, ¡Qué casualidad!". Pero el hecho de que Marcos estuviera ahí y yo también se remontaba a mucho antes, por separado, por asi decirlo. La decisión y desarrollo de mi viaje, su carrera como jugador. O incluso porque al "Cabezón Gordo" ese yo dejé de verlo en el colegio a partir de la primaria. Pero como eramos vecinos nos seguíamos viendo en Buenos Aires. Y así ya te darás cuenta que puedo seguir, porque ibamos al mismo jardín, o porque de casualidad mi Vieja siempre se encargó de recordarme los nombres de mis compañeritos de esa edad, (hasta el dia de hoy) "¿A que no sabes quiénes estaban? ¡Los papás de Esteban Carloto! Tu compañerito de jardin de infantes". Tener una Madre así, tiene que ser casualidad, seguro.

Volvamos igualmente sobre las imágenes, porque ellas fueron las que me motivaron a escribir esto. En la primera,  estoy en el pueblo donde se originó el deporte rugby, en el pueblo y colegio de Rugby, en Inglaterra. La placa sola fue la que me disparó a reflexionar sobre esto. La vida de mi Viejo, la de mis amigos, la de mi familia entera, la mía, está ligada a este deporte. Deporte, que empezó el día que un adolescente en el secundario, me imagino que bastante hincha pelotas como todos nosotros, quién cagándose en la tapa del piano, " tomó la pelota de fútbol y desobedeciendo las reglas (con buena onda) con la pelota en sus manos, corrió hacia el arco contrario, originando así la característica distintiva del rugby" .
 Entonces todas esas montañas de historias del rugby, se remontan a aquél día, combinado al hecho de que quién viera esa acción despertara a la pasión del rugby y no quisiera matar a William por cagar el fútbol que se había armado. Tal vez por su parte William andaba en un mal día, porque lo iban a cambiar de colegio y sintió ese deseo irrefrenable de un viaje de egresados que cuando se termina hay que romper todo, y rompió así las reglas, junto con las bolas a todo el mundo. Pero en esa acción, en esa casualidad, nació un hecho que hoy hasta vincula a la humanidad en un "mundial". Atrás de cada persona, jugador, aguatero, técnico, una historia, particular, casual, única. Todas compartiendo la misma casualidad, conectadas a la misma red, provenientes del mismo orígen. Ese pibe del secundario, ese "loquito", William, el que le gustaba correr y espiar a las chicas en el vestuario (de algo corría).

Entonces el análisis que hago primero es que en realidad todo es UNA (y sólo una) casualidad. Al mismo tiempo que NADA, es casualidad. Es lo mismo. ¿Es lo mismo? ¡Pero........Qué gasualidaaaaad!".
La casualidad de una partícula que se parte, que se abre, que choca, que no se porqué puta casualidad se hace vida. Emepezó ahí. Y sigue ahí, cada vez, cada día, tejiendo un hilito más de esta red, esta red que es pura casualidad, que es una casualidad. Está adentro tuyo, esa es la casualidad.        
Hoy que me senté a escribir esto me encontré con esta cita:


“Casi todo lo que realice será insignificante, pero es muy importante que lo haga.” (Mahatma Gandhi)

 

Ahí la tenés la explicación de la casualidad, chiquita, adentro, pidiendo ser realizada, por eso mayor a nosotros, que no entendemos del todo, ni de casualidad.
Y si bien todo esto pasó en Inglaterra, hoy en día hay una "pelea muy fuerte" por distintas interpretaciones de una casualidad, llegaron hasta Argentina, por ese día que William corrió como loco. Están los que dicen que corrió porque le pagaban y los que dicen que se estaba cagando, y buen compañero como era, llamó a otros catorce para que fueran a ver el tremendo bostazo que se venía. Por algo todos lo bancaron, eso no fue casualidad.

La cosa es que la casualidad, si hay algo a lo que no se ajusta es a una regla. Por algo William logró lo que logró, y lo dicen los Ingleses, gente que le gusta poner reglas y seguirlas si las hay, lo logró por cagarse en las reglas. Porque lo que importa, es otra cosa. Lo que importa es el espíritu que mueve, que guía a esa casualidad y enciende los corazones. El espíritu que deriva en ciertas reglas, posteriormente, que jugamos a creernos, durante 80 minutos, cuando recordamos aquella casualidad. Entonces no nos matemos por las reglas. Matemosnos por el espíritu, que origina la casualidad, el espíritu del juego, el espíritu del equipo, de la diversión y la pasión.

Cuando estuve en Leicester a través de Marquitos pude conocer a otros tres argentinos que viven y juegan allá. Martin Castro, Horacio Agulla y Lucas Gonzalez. Entre los 4 forman una red que es más equipo que todos los ingleses juntos. Una red que no la forma una regla, una red que la forma el espíritu. Cobran por jugar, algunos hace muchos años. Ninguno cobra por juntarse a comer, salir, hacerse jodas, jugar al scrabble en la plaza (que paliza les dimos) ir al cine, ayudar a que se instale cualquier Argentino del rugby que caiga por la zona. Ninguno cobra por ser equipo, por ser amante del rugby. Para eso no hay reglas. La solidaridad, el espíritu del rugby no pasa por una regla, no pasa por una interpretación. Pasa por una casualidad. Por la que nos une, no la que nos divide. Una regla no nos va a mantener unidos, el espíritu si. Ya estamos unidos desde el momento en que ese chico cambió las reglas, aceptémoslo. Para que nada cambie, para que siga vivo el espíritu, es tiempo que se cambien las reglas.

En homenaje a William Web Ellis, por casualidad


Mariano Voltan



7 oct. 2010

La fabula de la gallina Lucille


(Gallinas segun lo interpreta el hombre)





(Gallinas libres de interpretacion del hombre)


¿Alguna vez te preguntaste cómo se les ocurrirían a alguien esos cuentitos que leemos desde chicos? ¿Cómo hicieron antiguamente esos autores para detectar esas moralejas en hechos tan simples y dejarnos enseñanzas tan profundas?
Se lo podría preguntar a Jorge Bucay, pero a partir de lo que vi en mi visita a la granja de mi amigo Jeremy, en Bingley, Inglaterra, me animo a contarles que tengo una leve idea de ese cómo. Por la observación de un hecho cotidiano.

Sabemos que todo en la vida nos enseña, que de todo podemos obtener algún tipo de aprendizaje si lo analizamos. Desde lo que nos apasiona, hasta lo que nos aburre y desinteresa. De ganar y de perder. De acertar y de errar.

Más allá de la observación del hecho, está la forma en que el observador, alumno elige para luego transmitir ese mensaje. Miles son las maneras que conocemos, cómo la hipótesis que dirige una investigación científica, si se tiene interés en demostrarla para que sea aplicada sucesivamente por todos, cuento, película, fábula, parábola como le gustaba al gran Jesús, conversación trivial y hasta un reality show.

En este caso yo me incliné por la fábula. Por la gran ventaja que para mí significa este método, que permite tanto a lectores como autor tomarlo mucho más a la ligera. Incluso en forma impersonal, que es mejor todavía. Como cuando al inicio de de una serie de T.V. aparece esa placa que aclara que “Los personajes de este programa sólo existen en la ficción y que cualquier semejanza con la realidad es pura coincidencia”. Eso es lo que interpreto yo que se pretende a través de una fábula, es poco ambiciosa a comparación de otros métodos y sin embargo, igual de valioso. Es para quién le interese tomarlo, para el que lo obligó a leerlo la maestra en clase, para que cada uno lo interprete como quiere, sin ánimos de ofender a nadie. Una fabula inofensiva nomás. Para el que desee saber en concreto de qué hecho cotidiano proviene puede indagar acerca de la ley de “Free range eggs” en Inglaterra (http://en.wikipedia.org/wiki/Free-range_eggs)

Dicho esto la fábula de la gallina Lucille, comienza así:

(Tito)-: ¿Viste lo que es el progreso Pipi? ¿Lo que están construyendo en Tokyo?

(Pipi)-: No ni idea Tito, ¿Qué cosa?

(Tito)-: Los Japoneses, parece que van a construir un rascacielos, pero literalmente. Cuatrocientos veintiséis pisos y como doce subsuelos.

(Pipi)-: ¡A la mierda! Pero no entiendo, ¿y para qué tanto?

(Tito)-: Ojo, no es porque sean muchos, es un proyecto ecológico. Lo hacen así de alto para que algunos puedan respirar el aire que está sin contaminar del cielo. En realidad, según leí, se calcula que a partir del piso doscientos veinticinco es dónde estará limpio, esos son los pisos más caros, el resto los van a alquilar a bajo precio para la gente con bajos recursos, y de esa manera financiar el proyecto.

(Pipi)-: ¡Qué bárbaro Tito, lo que es el progreso! Y mirá nosotros acá, en esta granja atendiendo gallinas en rehabilitación, y cortando clavos.

(Tito)-: ¡Pobres bichos! ¿Te acordás lo que era antes la vida de la granja cuando las hacíamos poner sin parar?

(Pipi)-: ¡Uf, me acuerdo, me acuerdo! Tres jaulas teníamos, con veinte cada una. Una fábrica moderna. No paraba nadie ni por un segundo, ellas con los huevos, nosotros los vendíamos como pan caliente todos los días. Además ni lugar te ocupaban, todas juntitas en su casita y meta poner huevos. No había que molestarse en buscarlos, ya todos estaban ahí en su lugar.

(Tito)-: Seee. Después vinieron las quejas y los quilombos de los ecologistas. Que las gallinas estaban “estresadas” y que los huevos que ponían no tenían valor nutricional. ¡Dejame de joder!
Que cuento es ese si nosotros los comimos por años y nunca pasó nada.

(Pipi)-: Gallinas “estresadas”, que delirio. Esas palabras que se inventan los de la ciudad. Mira la granja ahora, una pobreza, con suerte ocho huevos al mes pone cada una, y hay que encontrar perdidos en cualquier lado. Pero estarán contentos los ecologistas, ya casi todas tienen sus plumas de nuevo, corren libres por el campo como ellos querían y nosotros tenemos que cuidarlas de los zorros. Así no se progresa, los huevos valen el triple que antes pero ya no es negocio si se producen tan poquitos.

(Tito)-: Che Pipi, y ¿Cómo se llama esa gallina? La grandota con plumas de todos los colores. ¿Esa estuvo siempre?

(Pipi)-: ¿Esa? La Betty. ¿Viste que linda que se puso? Estaba pelada como una rodilla cuando le abrimos la jaula, mirá lo que es ahora. Es muy raro que haya llegado a estar así, es la más relajada de todas. Cuando sirvo la comida, es la última en aparecer. Siempre la veo venir de lejos, con su paso tranquilo, hay que tenerla cortita porque anda siempre distraída, como jugando. Es la que menos come, y si no estoy yo la pasan por encima, nunca se pelea con ninguna, vive en su mundo.

(Tito)-: Y esa otra que anda tan pelada, ¿la tenés suelta hace menos tiempo?

(Pipi)-: Nooooo. Esa es la Lucille. Todas quedaron sueltas el mismo día, desde que salió la ley esa. La Lucille es la más brava de todas, una auténtica luchadora. Ni bien salgo al jardín, en seguida me persigue para ver si le doy comida. Se podría decir que es un poco angurrienta, pero al menos sabe lo que quiere. Tiene mucha personalidad. El otro día me distraje y me mordió una manzana de la mano. Cuando les pongo la comida, ella siempre es la primera en llegar, siempre al pie del cañon, siempre pendiente. Es la que más se preocupa por comer, de hecho tuve que empezar a tirarles la comida bien separada porque cuando la tiraba toda junta a un solo lugar, ésta se peleaba con quién fuera hasta quedarse con todo, una guerrera de verdad.

(Tito)-: Aaggrjjjhh. El mundo se volvió al revés Pipi parece. Yo ya no entiendo que es el progreso que tanto se habla. Dios le da pan al que no tiene dientes y plumas a la gallina equivocada. Al final la pobre Lucille que es la más pelea por sobrevivir, es la que peor está. Como nosotros.

(Pipi)-: Ya sé Tito, ni me lo digas. Ojalá algún día la cosa cambie, tal vez terminemos siendo nosotros los que viven ahí arriba, con el aire limpio, como los Japoneses.

FIN


Mariano Voltan

6 oct. 2010

El placer de escribir mi historia.




Largo todo chau me voy! Así comenzó un sueño, mi sueño. Hace tres años atrás, tome una decisión junto con un amigo. Nos propusimos escribir nuestra historia.

En estos días termine de procesar, releer y pensar lo vivido en este viaje. La carga emocional es alta. Hoy me toca volver. Gracias a la inmensa generosidad de Bob y Jenny (una familia que nos levanto haciendo dedo en Alaska y la cual nos ofreció quedarnos con ellos por el tiempo necesario) me puedo volver. Cuando digo gracias a su generosidad, es porque ellos sin conocerme del todo, me ofrecieron pagarme los pasajes de regreso sin pedir nada a cambio! A ellos mis más sinceras y profundas gracias!
Me toca volver. Antes de irme una amiga me dijo que toda despedida en necesaria para que haya un reencuentro. Y llego la hora de reencontrarme con mi gente, que tanto bien me hace! Es hora de volver a mi país, a Torcuato, y lo hago en un gran momento! 

En resumen el viaje fue un posgrado de vida! Aprendi cosas que los libros todavía no explican. Aprendi a mirar, aprendi a disfrutar en la simpleza, aprendi a conocer diferentes culturas, aprendi a confiar en la gente, aprendi a tomar decisiones, aprendi a vivir mejor, aprendi que siendo feliz haces feliz, aprendi, aprendi y aprendi!!!

Sin ningún lugar a duda, el viaje arroja un balance positivísimo, donde hubo muchos puntos muy altos, y donde la cima fue la llegada al Bus en Alaska. Luego de llegar ahí, tuve una charla con Tana donde lo comentee, que para mi el viaje había terminado. De Argentina a Alaska este primer objetivo se había hecho realidad. Sentia que ya era duenio de mi suenio, que soy duenio de el, y que luego de tantos meses cruzando todo America y con el “suenio en mi bolsillo” sentía esas ganas de volver, de barajar y repartir de nuevo y ver que me ofrece de nuevo la vida, que seguramente sea algo no esperado, pero ansiado. Y eso es lo bueno, esperar cosas inesperadas, que hacen que sea el protagonista de mi vida y el responsable de escribir mi historia!

No hay mucho mas que decir, solamente que me espera otro viaje, mucho mas intenso, el viaje que voy a vivir en Buenos Aires, un vijae donde pretendo seguir creciendo, aprendiendo y construyendo. En eso esta mi vida, aprender, crecer, equivocarme tal vez, y seguir creciendo y aprendiendo.
Ya me leyeron mucho en estos meses, saben como pienso y que quiero de mi vida. Creo que esta todo dicho.

Asi que amigos, mis mas profundas gracias a TODOS, desde los que fueron parte del viaje, a los que me dieron hogar, a los que escribieron, a los que me siguieron por el blog, a mi familia, a mis amigos, a TODOS, porque lo que si estoy seguro que sin cada uno de ustedes el viaje no hubiese sido el mismo viaje. Gracias por estar y ser parte.

Realmente fue un viajon, para no olvidar y para seguir aprendiendo de el.
Los quiero mucho.
Me vuelo!

Benja.
PD: ya estoy en Bsas, esto lo escribi en California!
PD1: me han mandado muchos mails diferentes personas que tienen ganas de juntarse a charlar, a conocernos, etc. Me encantaria que asi sea, asi que si cualquier cosa me mandan un mail!

30 sept. 2010

Testimonio de Malegría

¿Qué es la malegría?
"Es una tristeza inexplicable, no está ni en el diccionario. Es una tristeza que se combate con la risa, es una lágrima de oro." (Manu Chao).

Este texto va dedicado a un gran amigo, César. Tan presente en mi vida como para inferir en lo que me pasa, desde una punta del mundo a la otra. Con su característica total franqueza, me dijo que siente que, escondo la parte triste del viaje, los momentos de baja energía, los "malos tragos", o que no los quiero ver, no los quiero mostrar, para convencer a ustedes y sobre todo a mi mismo de que no existen.

Esta es mi manera de darle las gracias, y reconocerle que por culpa de su mirada, puedo aceptar no sólo que existen frecuentemente, sino que además son tan importantes como los momentos de profunda paz y alegría.

Elegí contarles de que se trata esa tristeza que a veces me visita, usando un término que inventó Manu Chao, "malegría" por una razón simple, porque nadie se puede enojar si le doy el uso que se me ocurre, ¡Total es una palabra inventada!

Pero no empecemos por el síntoma, vayamos mejor a la causa que originó todo esto. ¿Qué causa puede hacer que una persona con la vida que yo estoy llevando se sienta triste?
En este caso, un simple error de interpretación. El error de pensar que en esta montaña rusa de sensaciones que es la vida, se puede elegir sacar las partes de ascenso lento, esforzado, contra la gravedad, cuesta arriba, como si no fueran esas las que permiten que luego venga toda la emoción, la risa, la adrenalina de los firuletes y las caídas libres. El paseo es para disfrutar en su totalidad, no hay una sin la otra, todas forman parte de un único y mismo paseo. Yo salí de Buenos Aires porque quería saber de qué se trata este experimento que es la vida, y en algún punto cuando el experimento arrojaba un resultado, yo no quería verlo porque "me ponía triste". ¡Un peligroso doble mensaje para el espíritu de búsqueda que tengo adentro!

Esos momentos tristes de los que hablo, han sido pasajeros de este viaje desde Navidad, que lejos de mi familia, me ofrecieron su compañia. Pasaron a saludar cuando estaba en el Peñol, me pegaron algunos llamados cuando navegaba en el Mar Caribe, se quedaron unos dias en el sillón en nuestra casa en Minnesota, y hasta durmieron conmigo pies cabeza en Alaska, sobre todo cuando nos separamos con Benja. Vinieron a todas partes, invitados o no, y en ningún momento les importó si incomodaban con su presencia, aparentemente, no sintieron jamás culpa alguna, porque sabían que tenían una función importante que cumplir en este paseo, y que mi opinión al respecto de ellos, era irrelevante.

Evidentemente si me decido a escribir esta nota desde Europa, es porque hasta acá llegaron también. Lo más loco es que siempre vinieron por lo mismo, una maldita interpretación, una manera de ver las cosas. Interpetar que cuando las cosas no salen como esperábamos, eso es motivo para estar triste y cerrar los ojos en el resto del paseo. Esta parte del paseo sucedió en Berlin, la ciudad que esconde el motivo por el que me dejé arrastrar hasta acá por la brisa. Es la ciudad donde vive la razón por la que quise deliberadamente llegar acá, una mujer alemana hermosa.

La historia previa a la llegada, resumida, es que la conocí en el Parque Tayrona en Colombia, en dos días tuvimos un encuentro muy fuerte, pese al que nos separamos por diferencias de objetivos, ella bajaba rumbo a Ecuador, yo llevaba rumbo Norte, pero que justificó que planearamos volver a vernos algún día con total normalidad, durante los restantes ocho meses. Esa es la verdad, me decidí a venir a Europa, entre otras cosas, para literalmente probar suerte con una chica que me había vuelto lo suficientemente loco en dos días, para que quisiera volver a verla aún ocho meses después.

El resultado del experimento se puede analizar desde varios puntos de vista. Desde la expectativa "romántica", desde el resultado final o desde la conclusión que motiva este escrito. Por un lado, no sabía que pasaría con aquellos sentimientos cuando la volviese a ver, ni menos que pasaría con los de ella. A mi, me pasó que me enganché como un quinceañero, a la vez que ella, me rebotó como la palanca en los lentos a ese mismo quinceañero en las fiestitas cuando la cosa no era mutua. Ni la mano nos dimos. Me encantaría poder decirles que en ella había algún problema, hacer un reproche de su conducta, o haber detectado un defecto insoportable para poder quitarle valor a esos sentimientos, pretendiendo encontrar el alivio rápido. Pero lo cierto es que era una mujer sencillamente increíble en todo sentido, a la cual estoy feliz de haber conocido y agradecido justamente, porque le tengo mucho afecto. Imaginense ustedes con que armas podía defenderme de que me gustara si estaba viviendo en la casa de una morena que es un bombón, que me trataba como a un amigo de toda la vida, se ocupaba de mí, no sólo con techo y comida, sino además con salidas divertidas y presentandome a todos sus amigos. ¡Hasta me consiguió una bici para que me moviera por Berlin! Ni hablar cuando empecé a reconocer su perfume en la casa, en la almohada que me prestó para dormir, en su ropa y hasta en el baño, fue imposible, ahí perdí por goleada.

Pero sexualmente no era mutuo, una ironía incontrolable, barajada en la previa como dentro de lo posible, pero nunca de lo deseable. Me rompió las expectativas del corazón que sólo dos semanas después de haber empezado a probar suerte, decidiéramos separarnos porque la situación de estar juntos en su casa, resultaba un tanto incómoda para ambos. Hasta la despedida fue triste.

Muchas veces uno puede minimizar lo que le pasa, creyendo que la solución pasa por ahí, pero este no fue el caso. Por más tonto que a otros les parezca, yo sentía una tristeza real, que hasta llegué a expresar con alguna lágrima (vengo de una familia de italianos llorones, nos encanta quebrarnos). Pero en este paseo perfecto, en esa tristeza había un tramo esencial, una lección inolvidable. La enseñanza de hacer de la tristeza algo triste, como una elección, una cuestión de gustos. Hasta aquel mágico dia en que nos despedimos de mañana, la tristeza en mi vida era depresión, era falta de apetito, era falta de voluntad, falta de esperanza, una muerte parcial en vida. Eso no era más que la suma de experiencias pasadas en las que yo le imprimía esa conducta a ese sentimiento, de tristeza. De modo que esa mañana, sólo por el placer de seguir experimentando, decidí que ese sentimiento de estar triste, era otra cosa. Lo primero que hice, fue hacer uso de una herramienta que enseña mi amigo César a quién dediqué la nota. Puse música a todo volumen a ver si el cuerpo sentía ganas de sacarse la mala energía. Danzaterapia le llaman. ¡Fue una sacudida radical! Me dejé llevar de tal forma por la energía que brotaba de ese sentimiento de angustia, que empecé a saltar en el departamento hasta que la vecina del piso de abajo me tocó el timbre porque no podía estudiar. La atendí, pedí disculpas, le terminé regalando un chocolate que me había sobrado de algun bajón, y le dije "en el dia de hoy no quiero mandar malas ondas a nadie, así que te doy esto para que no se mal interprete mi mensaje". Tendrían que haber visto la cara de esa chica. No lo podía creer, tal era su asombro que cuando me fui, bajó atrás mio a decirme que al final no era tan malo que hubiese hecho ruido porque nos pudimos conocer y ella no conocía a su vecino de arriba. Ahi me empecé a olvidar qué significaba estar triste.

Camino a la casa de una amiga que conocí una semana antes en una plaza que se ofreció a hospedarme en mi última noche en Berlin, no podía parar de cantar y sonreirle a todos los que me cruzaba. Caminaba silbando, bailando, sonriendo, y no se quién se contagiaba de quién, pero los chiquitos me saludaban, algunos me imitaban silbando, la gente me veía de lejos y se cagaba de la risa. En medio del camino mientras atravesaba una plaza me encontré con unos chiquitos que jugaban con una pelota, me puse a jugar con ellos y se me fueron volando un par de horas, víctima de esa creciente amnesia.

Finalmente llegué a lo de mi amiga Becci, que como dije, había conocido casualmente en una plaza sólo una semana antes, encuentro que quedó retratado en esta foto.



Fuimos a cenar con ella, su novio y sus amigos, la amnesia de lo que significaba estar triste hasta ese momento era absoluta. En aquella cena, conocí a Magnus, el artista al que dejé que me marcara esa noche, para el resto de mi vida, en mi brazo izquierdo. Acá tengo que agregar que yo sabía exactamente que tatuaje quería hacerme desde que llegué al autobus mágico en Alaska, pero tenía la certeza de que no tenía ningún interés en que me lo hiciera un tatuador que atiende en un local a cualquiera por plata, pretendía que sucediera de una manera tal, que hubiese un vínculo con la persona que me iba a marcar. Miren ustedes si será lindo este paseo que es la vida, que Magnus es un tatuador muy reconocido por su trabajo por mucha gente, pero que está dispuesto a tatuar a quién lo requiera cada vez que pueda, porque es su pasión y filosofía de vida. Un nómade, un joven de 25 años con alma de sabio, con esacasas posesiones, un gran guerrero de luz, me regaló su arte sin pedir nada a cambio. Por el placer de devolver la generosidad que tuvieron con él sus amigos que le prestaron su cuerpo para que practicara cuando estaba recién empezando a desarrollar su técnica. Por si eso fuera poco, él sabia perfectamente lo que siginificaba mi tatuaje, "semilla cósmica" mi kin en el calendario maya, por eso logró hacerlo tanto más bello de lo que yo lo podía imaginar.

Acá les dejo unas fotos del tatuaje y un videito de Magnus trabajando.









Así de triste fue la tristeza de ese día que elegí recordarla para el resto de mi vida.


Recordar que la tristeza es tan triste como nosotros querramos. Recordar que la malegría es una tristeza inexplicable, pero que se combate con la risa, no con la angustia, el miedo a vivir o la depresión. Recordar que yo elijo tener una vida cargada con sentimiento, que no puedo elegir cuáles, pero si qué hacer con ellos.
Quiero recordar que esto es un paseo, único, esencial, en cada tramo.



Eso les regalo esta tarde desde Inglaterra, más de una semana después de aquella noche, ya con una profunda paz y disfrutando de este lindo momento que estoy viviendo.



Mariano Voltan